Argentina.- Entrevista a Monica Gabay. “Reconocimiento del derecho humano al agua”

Es coordinadora nacional de Bosques Modelo, de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y disertó en el seminario “Acceso al agua, desafío del siglo XXI” sobre “Gobernanza y Derecho Humano al Agua”.

 

(eltriunfo.info)

-¿Qué implica el derecho humano al agua?

-Cuando hablamos del derecho humano de acceso al agua nos estamos refiriendo a algo muy importante, como lo es el derecho a la sed.  Cualquier persona tiene derecho a acceder  a un río un lago para satisfacer su bebida, puesto tiene que ver  con el derecho a la vida. Pero recién en el 2010 la Asamblea  General de las Naciones Unidas  ha reconocido el Derecho al Agua.  Aunque pensemos que esto ya existía,  ocurría en algunas legislaciones si y en otras no.  Pero al ser reconocido por la Naciones Unidas, obliga  a todos los países a trabajar  por avanzar en la cobertura de provisión de agua potable y agua segura.  Si nos acordamos bien en los Objetivos del Milenio, se habían incluido unas metas de cobertura de saneamiento y de acceso al agua. El reconocimiento del derecho al agua, en otros  países que no tienen como nosotros la ventaja de estar tan avanzados en  el tema, les permite avanzar en las acciones tendientes a garantizar el derecho al agua y a acceder a financiamiento para nuevas tecnologías que permitan ampliar la cobertura de agua potable.

-¿Cuál es la diferencia entre agua segura y agua potable?

-Hay que distinguir entre  agua potable y agua segura. El agua segura es aquella que no causa perjuicio a la salud de las persona y el agua potable es aquella  que ha sido captada y sometida a un tratamiento según las reglas del Código Alimentario. Son dos cosas distintas. Por ejemplo en la Quebrada, en algún lugar alejado que no está cubierto por una red de provisión de agua, se puede hacer una perforación y se comprueba  que es agua apta para consumo humano; aunque se use un filtro o algo similar eso no la convierte en agua potabilizada. Esa familia tiene acceso a agua segura sin estar en ningún sistema de distribución.

-¿Argentina  tiene buenos niveles de cobertura de provisión de agua potable?

-Este es un momento muy interesante porque hubo una evolución desde los últimos censos, se nota por primera vez que entre el 2001 y 2010 hubo un incremento de familias que tienen acceso al agua potable. Eso sin dudas no es casual, es el fruto de un esfuerzo muy grande de políticas públicas para rescatar a la población  a través de la llegada de este servicio tan vital.

La buena noticia  es que de los países de Sudamérica somos uno de los que mejor está, hay una nivel  muy importante  de cobertura de la población con acceso a agua potable y agua segura. Falta un poco más en  el tema de saneamiento, pero se está avanzando  con paso firme. Aún hay mucho por hacer sobre todo en poblaciones dispersas. En el ámbito urbano estamos bastante bien, una gran porcentaje de la población tiene acceso al agua, el problema persiste en las poblaciones rurales dispersas. En la población urbana hay que avanzar más en el saneamiento y las plantas de tratamiento de cloacas. En esto se está trabajando pero aún hay mucho por hacer.

-¿Brindar  el servicio de saneamiento  tiene una relación directa con la salud de la población?

-Sí, claro, el tener acceso al agua permite una población más sana. Hay muchas enfermedades de origen hídrico, sobre todo la diarrea que es la causa principal de la debilidad de los niños menores de cinco años, al igual que la malaria y la fiebre amarilla  y el dengue. En el tema de acceso a cloacas, la enfermedad ligada a esta carencia es el cólera, que provoca la diarrea infantil. Estas inversiones que hace un Estado presente y activo dentro del marco de sus políticas de inclusión. De tal forma que visto desde cualquier ámbito siempre es una inversión positiva.

-¿Cree que hay conciencia suficiente sobre el cuidado del agua?

-La  población suele tener la idea de que el agua sale mágicamente de la canilla, estos datos salieron de  diferentes encuestas que se realizaron, no se cuida el agua, se derrocha, se suele limpiar la vereda con la manguera, canillas que gotean, canillas sin cerrar. Es importante la realización de una campaña de concientización de la población de que  el agua es escasa, no es un recurso abundante. Tenemos  en promedio un consumo de 300 litros por día, cuando una buena ración es de 140 a 150 por día. Es necesario empezar a usar racionalmente el agua.