Alejarse del río, el plan para atenuar los efectos del agua

En Concordia, mudarán a 500 familias más allá de las áreas inundables; en la costa, habrá food trucks en lugar de bares.

 

crecidas-en-el-litoral

Unas 500 familias de esta ciudad que tienen en sus casas más de dos metros de agua serán relocalizadas en zonas más altas. Este plan, que será financiado en un 66% por el gobierno nacional, comenzará a concretarse después de que baje la creciente, que dejó más de 10.000 evacuados. Es la tercera vez que áreas bajas de la ciudad deben ser deshabitadas por el avance del río, que se traga cada vez que crece más de 500 metros de costa.

Las inundaciones endémicas provocaron que la fisonomía de la ciudad empiece a ser moldeada por el propio río Uruguay. Una ordenanza aprobada por la intendencia en 1989 disponía el traslado de las familias de la cota 14, algo que nunca se cumplió, mientras el río Uruguay, con sus recurrentes crecidas, diagramaba los nuevos contornos de la ciudad. Veinticinco años después, la emergencia por las inundaciones volvió a poner en agenda la idea.

“Es imprescindible repensar las ciudades que son ribereñas y que están en riesgo por inundaciones con mayor frecuencia”, explicó a LA NACION Marcelo Benedetto, coordinador de la Unidad de Gestión de Proyectos Estratégicos del municipio.

Leer artículo completo en LA NACIÓN