Agua y Cambio Climático

El cambio climático está vinculado al calentamiento global y es un cambio a largo plazo provocado por factores naturales y, como se reconoce actualmente, por actividades humanas debido a las emisiones de gases de efecto invernadero. La temperatura media de la superficie terrestre ha aumentado 0,6°C desde finales de 1800. Se estima que esta temperatura aumentará entre 1,4 y 5,8°C más para el año 2100, y que el nivel del mar podría subir de 9 a 88 centímetros durante el mismo período.

 

agua-cambio-climatico

 

– En términos generales se admite que se pueden producir más precipitaciones de 30° a 90° Norte y de 30° a 90° Sur debido al aumento de la evapotranspiración.Por lo contrario, se prevé que en el futuro muchas regiones tropicales y subtropicales recibirán menos precipitaciones y más irregulares.

– El cambio climático está teniendo un impacto significativo en los modelos climáticos, las precipitaciones y el ciclo hidrológico, y está afectando la disponibilidad de agua superficial, así como la humedad del suelo y la recarga de aguas subterráneas.

– Es probable que el cambio climático conlleve también a un incremento de la magnitud y frecuencia de los desastres relacionados con las precipitaciones: inundaciones, sequías, deslizamientos, tifones y ciclones.

– Se prevé que el número de refugiados por causas medioambientales podría alcanzar los 150 millones para el año 2050 como consecuencia del cambio climático.

– Si se cumplen las previsiones sobre el cambio climático, una posible consecuencia sería un clima más irregular en el futuro, incluyendo un aumento en la variabilidad de las precipitaciones que amenazaría los campos de cultivo en países tanto desarrollados como en vías de desarrollo, exponiendo a más de 2.800 millones de personas al riesgo de sufrir las consecuencias de la escasez de agua.

– A nivel global, los sistemas polares y áridos parecen ser los más vulnerables al cambio climático. Los sistemas polares almacenan la mayor cantidad de agua dulce, y la mayoría de previsiones indican que es probable que se produzca una descarga de agua considerable y creciente, debido al aumento de temperaturas en las Regiones Polares y sobre todo en el Ártico.

– Si bien el calentamiento global puede aumentar la productividad en algunas regiones y hábitats, las predicciones globales indican que el impacto del cambio climático en los ecosistemas acuáticos será perjudicial. Los humedales costeros como los manglares y arrecifes coralinos (Sudeste Asiático), las albuferas costeras (África y Europa) y los deltas fluviales (Nilo, Níger y Congo en África; Ganges y Mekong en Asia) se verán gravemente afectados por la subida del nivel de agua, así como las zonas costeras de tierras bajas con una elevación inferior a 0,5 m.

– Un estudio reciente estima que el cambio climático es responsable de un 20% del aumento global de la escasez de agua, siendo el crecimiento de población y el desarrollo económico responsables del 80% restante.

– En grandes regiones de Europa oriental, Rusia occidental, Canadá central y California, el nivel máximo de flujo de las corrientes de agua se ha desplazado de la primavera al invierno ya que las precipitaciones caen más en forma de lluvia que de nieve, y el agua alcanza los ríos más rápidamente.

– En las cuencas de los ríos Níger, Lago Chad y Senegal, unas de las cuencas más grandes de África, el agua total disponible ha disminuido de un 40 a 60%.

CONSEJO CONSULTIVO DEL AGUA