Agua: inversión en el presente de una tendencia del futuro

Una de las grandes temáticas en las que Fidelity Worldwide Investment empezó a investigar el año pasado ha sido la industria del agua. La gestora mantiene la apuesta por las compañías cuyo modelo de negocio pasa por el procesamiento y la depuración de aguas y da sólidos argumentos para fijarse en estos valores.

 

aguaLa escasez de agua potable afectará a casi la mitad de la población mundial en 2030.

 

Una de las grandes temáticas en las que Fidelity Worldwide Investment empezó a investigar el año pasado ha sido la industria del agua. La gestora mantiene la apuesta por las compañías cuyo modelo de negocio pasa por el procesamiento y la depuración de aguas y que están presentes a lo largo de la cadena de producción de un sinfín de industrias, y da sólidos argumentos para fijarse en estos valores.

El primero, que esta temática ha conseguido batir a los sectores mundiales del petróleo y el gas, el de las materias primas y al S&P 500 a lo largo de la última década. “Este mejor comportamiento relativo de los valores relacionados con el agua refleja la presión sobre los recursos hídricos en un contexto de aumento de la demanda y de desarrollo de soluciones innovadoras por parte de las empresas”, explican desde la gestora.

“Aunque el agua es un recurso renovable, la tasa de consumo de agua y el crecimiento de la demanda amenaza cada vez más con superar el ritmo al que se renuevan los recursos hídricos”, continúan los expertos de Fidelity, que advierten que el uso intensivo, la urbanización y la mala gestión del agua son peligros potenciales que no se deben ignorar, pues pueden contaminar y agotar depósitos subterráneos y cuencas fluviales. En este contexto, las empresas del sector hídrico tienen como reto gestionar estos riesgos y mitigarlos. Por ello, en el informe de la gestora se constata que las medidas de seguridad hídrica están ganando cada vez más notabilidad, hasta equipararse con las de seguridad alimentaria y energética. “Mantener un suministro de agua de calidad y sostenible es uno de los retos sociales, políticos y económicos más importantes para todos los países”, concluyen.

Leer artículo completo en Fundspeople