Agua está mal distribuida

Fundación Femsa nació hace cuatro años en México con el objetivo de hacer inversiones sociales en las comunidades de América Latina, siendo uno de sus principales ejes de trabajo apoyar proyectos de acceso a agua potable

Vidal Garza, Presidente de Fundación Femsa. MANUEL ESQUIVEL/END

Vidal Garza, Presidente de Fundación Femsa. MANUEL ESQUIVEL/END

Vidal Garza, Presidente de la Fundación Femsa, se lleva buenos recuerdos de Nicaragua, pero de forma especial lleva en su memoria a Angelito, un niño de tres años de la comunidad La Gallina, en San Rafael del Sur, que cuando vio llegar a este señor extraño a su localidad, se le acercó, le sonrió y humildemente se puso a sus órdenes.

En entrevista con El Nuevo Diario, Garza valoró actitudes positivas, como la de Angelito, y espíritu de prosperidad, son los resultados que esperan luego de hacer posible el consumo de agua potable en comunidades como La Gallina.

¿Por qué se enfocaron en el tema de agua potable?

Cuando nació la Fundación en el 2009, el primer objetivo fue trazar una o dos áreas en las cuales pudiéramos contribuir significativamente. Buscamos un punto en el que pudiéramos hacer una diferencia como fundación corporativa, y se decidió que fuera el tema del agua, que es un tema que converge a la autoridad, a la comunidad y a las empresas. Pero como es algo tan básico, todos decían: “pero agua hay mucha”, de hecho, Nicaragua tiene mucha agua, aunque está mal distribuida, pero hay países que ni siquiera tienen agua físicamente. Además, es muy importante para la empresa porque es un insumo muy importante en la producción de nuestros productos.

Luego pensamos en qué temas de agua nos íbamos a enfocar, y escogimos tres áreas que son problemas recurrentes en América Latina: falta mucha formación de profesionales del agua, de gente capacitada para manejar los sistemas de agua, entonces generamos una línea de trabajo en fortalecimiento de capacidades e investigación de agua. Otro problema recurrente es que hay cuencas, que son las fábricas de agua, que no están cuidadas, entonces nos pusimos a estudiar las cuencas, y estamos haciendo recomendaciones a las autoridades y a la comunidad para que esa cuenca se mantenga sana, y por último también encontramos en toda la región que todavía hay comunidades que no tienen agua y saneamiento.

¿Cuál ha sido en estos años de trabajo la inversión que han hecho y el impacto que ha tenido?

La Fundación Femsa invierte unos US$6 millones, aunque empezamos con US$2.5 millones, es decir, que en los últimos cuatro años hemos crecido un poco más del doble. Esto nos ha generado inversiones de otros socios que son tres veces más grandes, por lo que el impacto del año pasado fue de unos US$15 millones, y la Fundación Femsa solo invirtió como US$5.5 millones. Este año vamos a andar cerca de los US$6 millones, y calculamos que va a haber impacto directo en la región de hasta US$180 millones.

¿Cuál fue la experiencia en La Gallina y cuáles fueron sus aliados en ese caso?

En La Gallina, hace un año, se acercó a nosotros Hábitat para la Humanidad, porque tenía ese proyecto desde hace varios años, y nosotros analizamos el proyecto hace un año y decidimos que era una buena iniciativa. Y ocho meses después se instalaron las tuberías, las llaves, la bomba y el pozo, se tuvo todos los permisos de la autoridad nacional y del municipio para que se pudiera sacar esos casi dos litros de agua por segundo del acuífero. Este proyecto incluye una capacitación a todas las familias sobre cómo cuidar el agua ahora que la van a tener allí. En la inauguración nos decían: “Ahora tenemos agua para beber, para cocinar, y para bañarnos, pero con mucho cuidado”. Esas lecciones debemos aprender en las ciudades, y decir “si el agua es tan escasa en esas comunidades y la cuidan tanto, por qué nosotros no”.

¿Qué sentimientos les deja inaugurar este tipo de proyectos?

Creo que esa es la parte más hermosa. Vi un cambio… de cuando se empezó el proyecto hasta la fecha, la gente es otra, está muy agradecida con Dios y está muy comprometida en cuidar el agua. Me encontré con muchas anécdotas de personas que quieren comenzar a cambiar su entorno. Y yo creo que esa es la aspiración de cualquier sociedad, poder dejar algo, un granito de arena hoy para que mañana esta comunidad pueda ser mejor, yo creo que ese es el objetivo de todos, no de fundaciones, no del sector privado, no de las empresas, no del gobierno, creo que es de todos.

Femsa apoya proyectos de agua

Fundación Femsa nació hace cuatro años en México con el objetivo de hacer inversiones sociales en las comunidades de América Latina, siendo uno de sus principales ejes de trabajo apoyar proyectos de acceso a agua potable.

 Plan de inversión regional

¿Cuáles son los retos y los proyectos para este año?

En el año 2013 vamos a seguir consolidando nuestros trabajos en México. En Centroamérica tenemos un plan de inversión conjunto y nuestra idea es seguir mejorando. En capacitaciones, por ejemplo, llegar a mil capacitados por el Centro del Agua para América Latina y el Caribe en toda la región. Me da mucho gusto ver que los resultados se logran como aquí en Nicaragua, país al que agradezco su generosidad y hospitalidad, que son clave para hacer este tipo de proyectos. Me voy muy contento, muy conmovido con lo que pasó.

Fuente: El Nuevo Diario