Aclaran que las fugas de agua radiactiva de Fukushima «no están bajo control»

La Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO) ha aclarado que las fugas de agua radiactiva de la central nuclear de Fukushima-1«no están bajo control», en contra de lo que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, sostuvo durante su intervención ante el Comité Olímpico Internacional (COI) en la presentación de Tokio como ciudad candidata para 2020. Así lo ha reconocido el dirigente de TEPCO Kazuhiko Yamashita durante la sesión informativa celebrada este viernes en la ciudad de Koriyama, ubicada en la prefectura de Fukushima-1 y organizada por legisladores del opositor Partido Democrático de Japón (PDJ).

 

 

coi-fukushima-fugas--644x362El presidente del COI, el belga Jacques Rogge, y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe

 

Interrogado al respecto, el jefe de Gabinete, Yoshihide Suga, ha defendido que las declaraciones de Yamashita no contradicen a las de Abe, explicando que las del dirigente de TEPCO se refieren a una situación concreta y las del primer ministro a la situación general de Fukushima-1. Además, el portavoz gubernamental ha subrayado que Yamashita ha hecho estas declaraciones después de ser presionado por la prensa y por los legisladores opositores para que contestara en ese sentido, según ha informado la televisión pública NHK.

La semana pasada, Abe defendió ante el COI, reunido en Buenos Aires para decidir qué ciudad albergaría los Juegos Olímpicos de verano de 2020, que la crisis en la central nuclear estaba controlada, por lo que no supondría ningún riesgo para los asistentes al evento deportivo. El COI finalmente se decantó por Tokio, que competía con las ciudades de Estambul y Madrid, que cayó en la primera ronda de eliminatorias en su tercer intento por convertirse en sede olímpica.

Fugas radiactivas

El pasado 8 de agosto, el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón reveló que diariamente se vierten al subsuelo 1.000 toneladas de agua desde la central nuclear, de las cuales unas 300 contienen sustancias altamente radiactivas que llegan al Pacífico. TEPCO, por su parte, reveló que no detectó antes las fugas de agua radiactiva porque los tanques no tienen contadores y el único medio de control eran patrullas rutinarias, por lo que hasta que no se han formado charcos superficiales no han saltado las alarmas.

Leer artículo completo en ABC