Inicia la primera fase del proyecto de restauración y mejora de hábitats en los meandros del tramo bajo del río Arga

A principios de año comenzó la ejecución de este ambicioso proyecto dirigido a reducir los riesgos de inundación del núcleo urbano de Funes, sanear el meandro y recuperar el hábitat fluvial para la fauna silvestre, compatibilizando su conservación con el uso recreativo.

 

  • Incluye la apertura del cauce en la salida del meandro; la recuperación de la llanura de inundación; la creación de pequeños humedales, la retirada de fangos; el  retranqueo y mejora de motas y la reforestación de 20 hectáreas de sotos
  • El proyecto está integrado en el Plan PIMA Adapta, en la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos y en el Plan de Gestión de Riesgos de Inundaciones de la cuenca del Ebro

El Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro, está trabajando en la conexión hidrológica y mejora de hábitats en los meandros del tramo bajo del río Arga (Navarra), un ambicioso proyecto piloto con dos objetivos prioritarios: reducir el riesgo de inundación del núcleo urbano de Funes y dotar al río de unas condiciones similares a las naturales que lo conviertan en un espacio fluvial de calidad, rico en biodiversidad y que permita recuperar hábitats apropiados para la fauna autóctona, compatibilizando su conservación con el uso recreativo.

Esta actuación se enmarca dentro del Plan de Impulso al Medio Ambiente para la Adaptación al Cambio Climático en España (PIMA Adapta), en la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos y en el Plan de Gestión de Riesgos de Inundaciones de la cuenca del Ebro, y está financiado por el Gobierno de España hasta un máximo de 2 millones de euros.

El proyecto desarrolla la primera fase de las obras y su objetivo se centra en devolver a la confluencia de los ríos Arga y Aragón unas condiciones cercanas a las naturales, permitiendo que recupere su dinámica fluvial y modele el entorno según sus necesidades y en reducir el riesgo de inundación en la población de Funes (lo que implica reducir velocidad y erosión). De esta forma se conseguirá también mejorar la calidad de las aguas en el meandro; naturalizar la zona intervenida y mejorar el hábitat de la fauna silvestre.

La pasada semana técnicos del Ministerio y de la Confederación del Ebro participaron en la casa de la cultura de Funes en una reunión informativa sobre este proyecto, a la que acudió numeroso público. Alrededor de 200 personas pudieron escuchar las exposiciones detalladas de los objetivos y actuaciones que conforman este proyecto piloto.

ACTUACIONES
En concreto, los trabajos de esta primera fase del proyecto incluyen la apertura del cauce en la salida del meandro, ampliando el cauce existente; la recuperación de la llanura de inundación y la  liberación de la confluencia de los ríos Arga y Aragón mediante la retirada de las defensas de escolleras colocadas durante los trabajos de canalización.

También se retirarán unos 1.000 m3 de fangos acumulados en el meandro de Soto Sardillas, que proceden de antiguos vertidos ya clausurados al cauce de la madre vieja del Arga. Para recuperar la llanura de inundación, será necesario retirar los rellenos efectuados durante los trabajos de canalización en la ribera izquierda del Arga. Una vez rebajados, estos terrenos serán reforestados utilizando especies arbóreas y arbustivas autóctonas, propias de espacios ribereños y con un ciclo de vida largo. También se utilizarán macrófitos resistentes a contaminantes que actuarán como filtros depuradores naturales.

Para favorecer la mejora de la biodiversidad y la recreación de hábitats específicos para la fauna, en general y para el visón europeo en particular, se ejecutarán pequeños humedales de lámina permanente similares a los que existían por estos sotos ribereños de manera natural.

En cuanto a la protección de los taludes de la margen derecha del Arga, una vez retirada la escollera se proyecta una defensa retranqueada mediante una solución mixta de talud revegetado con técnicas de bioingeniería y un pie de escollera.

Los materiales procedentes de las excavaciones (se estiman más de 160.000 m3 de gravas y arena) serán reutilizados en otras partes de la obra donde se prevean rellenos y el  excedente,  será reutilizado en obras situadas en las proximidades, de acuerdo con los condicionantes de la evaluación ambiental.

FINANCIACIÓN
El 100% de la financiación del proyecto corre a cargo de la Dirección General del Agua del Ministerio y el Gobierno de Navarra participa realizando la asesoría técnica, en especial de todos los aspectos relativos a la mejora del hábitat del visón europeo y otras actividades ambientales, y compensando al Ayuntamiento por el lucro cesante de las choperas productivas.

PLAN PIMA ADAPTA
El Plan de Impulso al Medio Ambiente para la Adaptación al Cambio Climático en España (PIMA-Adapta) desarrolla actuaciones y proyectos pilotos de adaptación al cambio climático en el dominio público hidráulico en las cuencas intercomunitarias.

Su objetivo es adaptar físicamente las masas de agua a los efectos que está teniendo el cambio climático en ellas y en las especies vegetales y animales de ellas dependientes, todo en coordinación con los objetivos medioambientales de la planificación hidrológica y la disminución de los riesgos de inundación.

ESTRATEGIA NACIONAL DE RESTAURACIÓN DE RÍOS
La Estrategia Nacional de Restauración de Ríos Se define como un conjunto de actuaciones con el fin de conservar y recuperar el buen estado de nuestros ríos, minimizar los riesgos de inundación, potenciar su patrimonio cultural, fomentar el uso racional del espacio fluvial e impulsar el desarrollo sostenible del medio rural, en consonancia con la Directiva marco del agua y la Directiva de evaluación y gestión de los riesgos de inundación.

PLAN GESTIÓN RIESGO INUNDACIÓN EBRO
El Plan de Gestión de Riesgos de Inundaciones de la cuenca del Ebro se aprobó en enero de 2016 con una vigencia de 6 años y es la fase final de la implantación de la Directiva Europea de Inundaciones. El documento es resultado de la participación y el consenso en la cuenca del Ebro y es la tercera fase de los trabajos que han incluido una evaluación preliminar de riesgo de inundación,  la elaboración de mapas de riesgo y peligrosidad y la compilación de medidas que incumben a todos para reducir afecciones.

Las dos claves del documento son promover la cooperación y coordinación entre las Administraciones con competencias en gestión relacionada con las avenidas y muy importante, la concienciación social, de forma que aumente nuestra percepción del riesgo de inundación y se potencie la autoprotección. Todo ello, siempre, con ayuda y potenciación de las nuevas tecnologías.