La ingesta prolongada de arsénico en el agua puede provocar males cardiacos

Relacionado con diversos tipos de cáncer, como de piel e hígado, el arsénico ha sido materia de estudio por científicos de todo el mundo. Uno de los últimos análisis realizado por expertos del Centro de Investigaciones y de Estudios Avanzados (Cinvestav) ahora lo vinculan con afectaciones cardiovasculares.

12_corazon

El estudio hecho por los expertos del Departamento de Toxicología del Cinvestav, encabezados por Luz María Del Razo Jiménez, se centró en analizar a población infantil que ha ingerido el arsénico a través del consumo de agua contaminada. En él se determinó que este metaloide inhibe las enzimas asociadas con la protección antioxidante.

Ese efecto colabora con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, ya que al tener las propiedades oxidantes favorece la generación placa (grasa) en las arterias. Para comprobar esa relación, los expertos del Cinvestav buscaron biomarcadores (sustancias o indicios a enfermedades) afines a la presencia de males cardiovasculares.

A fin de corroborar la relación entre las enfermedades cardiovasculares con el consumo de arsénico, los expertos del Cinvestav también obtuvieron muestras de sangre entre el grupo de estudio para identificar la presencia de un aminoácido denominado dimetilarginina asimétrica (ADMA), que está asociado con problemas en las arterias.

Leer este artículo completo en la revista digital QUO