Humedales de Castilla – La Mancha: “Si el agua pierde calidad, su ciclo no será sostenible”

La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) acoge la exposición itinerante «Humedales de La Mancha», que puede visitarse hasta hoy mismo en el edificio 31 del Campus Tecnológico de la Fábrica de Armas de Toledo. Esta muestra, que se montó coincidiendo con la celebración del Día de los Humedales (2 de febrero), pretende concienciar a la sociedad de la importancia de estos ecosistemas debido a la interrelación que tienen con los seres vivos que los habitan.

 

Las Tablas de Daimiel en Ciudad Real

 

«Un humedal es un rellano temporal en el ciclo del agua, mientras pasa de la atmósfera a la superficie y al acuífero». Así lo define Federico Fernández, profesor de la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica de la UCLM y catedrático de Botánica. Para Fernández la importancia de los humedales radica en que «su función principal, aparte de ser un gran ecosistema y un importante hábitat para muchos seres vivos, es que actúan como filtradores naturales de agua. Esto se debe a que sus plantas acuáticas, gracias a sus tejidos, almacenan y liberan agua, y de esta forma comienzan con el proceso de filtración».

500 humedales
Castilla-La Mancha tiene unos 500 humedales y su situación es muy diferente, dependiendo de los territorios donde se sitúen, señala Federico Fernández. Los que se encuentran en áreas de montaña y tienen poca presencia del hombre se conservan mejor, como son los casos de la laguna de Uña en Cuenca o la de Somolinos en Guadalajara; mientras que, por ejemplo, los de la comarca de La Mancha son los que peor se encuentran debido a la agricultura extensiva y otros usos del territorio.

Leer artículo completo en diario ABC