Hallan una bacteria que recoge alimento para los arrecifes

Los científicos han sabido durante años que las esponjas pueden filtrar el agua y recoger los nutrientes del océano, lo que parece claro como el cristal. Ahora, investigadores del Centro de Ciencias Ambientales de la Universidad de Maryland (UMCES, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, han identificado que las bacterias en las esponjas recogen fósforo del agua del ecosistema de arrecifes para su nutrición.

 

Esponjas de mar / El Economista

 

“Los arrecifes de coral están bajo gran amenaza en todo el mundo, por lo que necesitamos entender los sistemas de los arrecifes muy bien”, afirma el profesor de UMCES y director del Instituto de Marina y Tecnología del Medio Ambiente en Baltimore, Russell Hill, coautor de esta investigación, cuyas conclusiones se publican en la edición de este lunes de Proceedings of the National Academy of Sciences.

“Sabemos desde hace más de cien años que el agua que rodea los arrecifes es baja en nitrógeno y fósforo. Charles Darwin incluso señaló esta paradoja. Éste es un importante paso adelante en la comprensión de cómo se puede tener tan increíble biodiversidad a pesar de que el agua circundante es baja en fósforo”, subraya este investigador.

Las esponjas marinas viven en el fondo del océano y son un componente importante de un ecosistema de arrecife porque se trata de animales filtradores que extraen los nutrientes de la columna de agua, procesando miles de litros de agua de mar todos los días. Este estudio abre una nueva ventana en el papel que desempeñan las esponjas extrayendo nutrientes del agua y redistribuyéndolos al arrecife, un papel básico y fundamental para la supervivencia del ecosistema.

Leer artículo completo en diario EL ECONOMISTA