‘Guerra’ al vertido de toallitas

Campaña en Marbella y la Costa Occidental para que no se tiren al inodoro por el daño ecológico que causan

La entidad pública de abastecimiento de aguas y saneamiento de la Costa del Sol Occidental, (Acosol), la empresa Hidralia y el Ayuntamiento de Marbella lanzaron ayer una campaña de concienciación contra el mal uso y vertido de las toallitas húmedas e higiénicas, presentada en el Consistorio marbellí con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente. Bajo el lema Un simple gesto marca la diferencia. Usa la papelera, ambas empresas que comparten responsabilidad en el ciclo integral del agua en el municipio quieren señalar de los daños que el mal uso de estas toallitas provoca en las redes de saneamiento de la ciudad, con el perjuicio que ello supone para los ciudadanos y el medio ambiente.

En la presentación estuvieron presentes el concejal de Sostenibilidad de Marbella, Miguel Díaz; el consejero delegado de Acosol, Manuel Cardeña; y el gerente de Hidralia, Carlos Corral, quien ha resaltado “la importancia de impulsar campañas de concienciación del sector en este sentido y la colaboración entre empresas e instituciones, ya que es un problema que nos concierne a todos”.

Por su parte, Cardeña destacó que “estamos trabajando intensamente con campañas como la que presentamos y también seguimos apostando por la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente, ya que la labor que se realiza desde Acosol es sumamente importante”. Además, concretó en 1.858 toneladas los residuos procedentes del cribado que han sido recogidos en las distintas plantas depuradoras gestionadas por Acosol durante 2016, siendo las toallitas el principal desecho, resaltando que “el mensaje de esta campaña lo llevaremos al resto de municipios en los que gestionamos el agua”.

Entre los mensajes lanzados, la campaña quiere recordar que las toallitas no son biodegradables, aunque lo señalen en sus envases, tardando años en descomponerse; y que la acumulación de sus fibras provoca averías, atascos y roturas en las tuberías, además de grandes daños en estaciones de bombeo y depuradoras. Un problema que, además de generar un coste para los usuarios y un mal funcionamiento del servicio, supone un grave daño al medio ambiente de la ciudad.

Leer artículo completo en Málaga hoy