Gandia achaca la paralización del concurso del agua a una «guerra entre empresas»

El gobierno alega contra el recurso presentado por Aquagest tras la suspensión del proceso de adjudicación por parte de una juez

 

Planta desnitrificadora Ull de Bou, en Gandia. / S.G.

Planta desnitrificadora Ull de Bou, en Gandia. / S.G.

El auto del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Valencia que paraliza de manera temporal el proceso de adjudicación del servicio de agua y alcantarillado ha puesto en alerta al gobierno de Gandia. Las autoridades políticas atribuyen dicha suspensión a una «guerra entre empresas del agua».

El ejecutivo local se vio obligado a convocar ayer una Junta de Gobierno urgente para aceptar la decisión de la jueza. Los servicios jurídicos están trabajando ya en las alegaciones que se presentarán en la vista, la cual tendrá lugar el miércoles.

El portavoz del gobierno, Víctor Soler, manifestó ayer: «Puedo adelantar que las alegaciones del Ayuntamiento van a ser lo suficientemente contundentes como para poder continuar con el procedimiento». El plazo de presentación de licitaciones finalizaba el 22 de enero y la duración de la contrata está previsto para cincuenta años.

La autoridad judicial ha adoptado la medida cautelar «provisionalísima» de suspender el concurso de empresas tras el recurso presentado por Aquagest, filial de Aguas de Barcelona. Esta mercantil considera que el requisito impuesto por el Ayuntamiento de pagar a la antigua adjudicataria Aguas de Valencia 86,5 millones de euros «quebranta el principio de concurrencia» y beneficia a la propia Aguas de Valencia.

Esta cuantía económica es la indemnización que el Consistorio debía abonar a Aguas de Valencia tras rescindir su contrato en enero de 2011.

El edil Víctor Soler atribuye el recurso presentado por Aquagest contra el proceso de adjudicación del agua y alcantarillado a una «batalla de intereses entre compañías en la que el Ayuntamiento es un mero espectador». No es la primera vez que ambas firmas trasladan sus discrepancias a los tribunales.

Las reacciones de la oposición no se han hecho esperar. Si bien los socialistas exigen una reunión urgente de todas las formaciones políticas y los técnicos municipales «ante la gravedad de la denuncia», los nacionalistas reclaman una Junta de Portavoces. El portavoz del PSPV en Gandia, José Manuel Orengo, ha explicado que es la primera vez que un juez suspende un proceso de forma cautelarísima en el Ayuntamiento de Gandia, por lo que ha exigido conocer los criterios que se han seguido en la redacción del concurso, qué ha primado, quién lo ha redactado y en qué condiciones.

Los socialistas lamentaron la falta de información sobre este procedimiento, «a pesar de tratarse de una adjudicación de cientos de millones de euros y para 50 años».

Asimismo, ha contestado a Soler que la denuncia no se debe a una disputa entre dos empresas, sino que la compañía está acusando al gobierno popular «de hacer un concurso a medida de una empresa de manera escandalosa».

Con esta denuncia, la compañía asegura que el procedimiento para presentar ofertas «no se ha hecho en beneficio de la ciudadanía, sino en beneficio de una sola empresa».

Numerosos concejales de Gandia se enteraron ayer de la paralización del concurso en el pleno. Fue el regidor del BLOC-Verds: Compromís, Facund Puig, quien hizo pública la noticia.

El nacionalista mostró su preocupación al considerar que la impugnación de la adjudicación puede generar «graves» consecuencias para el presente y futuro de Gandia. No sólo por la repercusión para el presupuesto de 2013, que contemplaba ingresos de más de dos millones de euros por este concepto, sino también para la concesión de cincuenta años.

Fuente: Las Provincias