Favorablemente el Plan de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel

Este documento detalla los objetivos y criterios de  gestión, establece la normativa de protección y la regulación de aprovechamientos, la zonificación y las actuaciones planteadas para los próximos diez años. El Plan continuará su tramitación y será finalmente aprobado mediante un Decreto por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

 

El Consejo de la Red de Parques Nacionales, en el que participan todas las instituciones y entidades relacionadas con los parques nacionales y que fue presidido ayer por la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, informó favorablemente el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real).

Se trata de la primera vez que este Parque Nacional, el más pequeño y vulnerable de la Red de Parques pero que cuenta con una gran riqueza biológica, dispone de un Plan Rector de Uso y Gestión. Este instrumento de planificación, además, es el resultado de un amplio proceso participativo y se aprueba con el objetivo final de poder gestionar el parque de una forma razonable, que  contribuya  a mantener sus valores y los bienes por los que fue declarado parque nacional.

COOPERACIÓN Y PROCESO PARTICIPATIVO
El Plan Rector de Uso y Gestión se ha elaborado con plena cooperación entre las administraciones autonómica y central y mediante un proceso participativo, tal y como dispone la Ley de Parques Nacionales, y se ajusta en sus contenidos al Plan Director de la Red, aprobado el pasado mes de octubre y que constituye el instrumento de planificación básico y común para todos los parques nacionales.

Una vez informado favorablemente por el Consejo de la Red, el documento continuará su tramitación y será finalmente aprobado, mediante Decreto, por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

CONSERVACIÓN PARA LOS PRÓXIMOS DIEZ AÑOS
El PRUG de las  Tablas detalla los objetivos y criterios de gestión del parque nacional, establece la normativa de protección y la regulación de aprovechamientos, la zonificación y las actuaciones planteadas para los próximos diez años en materia de conservación, uso público, investigación, seguimiento.

Además, contiene los objetivos y las medidas que son propios de su condición de Zona de Especial Conservación en el contexto de la Red Natura 2000, encaminados a la conservación y seguimiento de los hábitats y especies de interés comunitario.

La aprobación de ayer, además, contó con el voto favorable de las ONG que participan en el Consejo, que apreciaron la incorporación de gran parte de sus aportaciones.