Estudio de nanoestructuras de manglar para descontaminación del agua

Esta categoría de ecosistemas logra reducir la toxicidad de contaminantes, con microscopio ven la estructura y la composición química de las partículas.

 

Los investigadores Reynaldo Pereira y Yendry Corrales

Los investigadores Reynaldo Pereira y Yendry Corrales utilizan el microscopio electrónico de transmisión para conocer la estructura y composición química de las nanopartículas halladas en el sedimento del manglar. | ALONSO TENORIO.

Los manglares, esos ecosistemas que yacen en la zona de transición entre los ríos (agua dulce) y el mar (agua salada), sirven de materia de estudio y, además, de fuente de inspiración para los investigadores.

¿Por qué y para qué? Evolutivamente, organismos como bacterias y microplantas que viven en los sedimentos, así como las raíces, el tronco y las hojas del mangle, han establecido una estrecha interacción que les permite adaptarse rápidamente a condiciones extremas.

“El manglar ha aprendido a descontaminar sus aguas rápidamente y en condiciones donde hay cambios de mareas, salinidad, temperatura… realmente sobreviven en un ambiente muy turbulento”, explicó Yendry Corrales, especialista en nanotecnología y microscopía del Laboratorio Nacional de Nanotecnología (Lanotec) del Centro Nacional de Alta Tecnología (CENAT-Conare).

Leer artículo completo en LA NACIÓN