Estación de aguas residuales de Londres es la Capilla Sixtina del tratamiento de aguas

La Crossness Pumping Station del este de Londres fue uno de los primeros centros de tratamiento de aguas residuales, por lo que era visitado por muchas personas

A diferencia de las que se observan en el mundo entero, el centro de tratamiento de aguas residuales Crossness Pumping Station, del este de Londres, es un lugar glamuroso. Los ingenieros del siglo XIX que la construyeron la erigieron como una obra maestra victoriana con herraje impecable y columnas adornadas, cuenta la serie de YouTube Great Big Story.

Esta instalación de aguas residuales es uno de los primeros de su tipo, por lo que en su momento atrajo a visitantes de todo el mundo. Ahora, convertida en un museo, el lugar se presenta como un testimonio de una existencia urbana más limpia y saludable: una belleza que cambió el sistema de alcantarillado de Londres.

El Crossness Pumping Station fue abierto en 1865. El edificio es conocido como la Catedral del pantano por su diseño de estilo romántico y victoriano. Su objetivo fue hacer frente a las luchas de Londres con las aguas residuales sin tratar y los brotes del cólera, que mataron hasta 20 mil personas cada año.

Es un monumento a las alcantarillas considerada la ‘Capilla Sixtina del tratamiento de aguas’. Su belleza y función deslumbra en cada centímetro del herraje impecable que muestra en todas sus paredes, separadas por pilares largos que apoyan la planta superior donde cuatro motores de haz de vapor resta un peso de 47 toneladas cada uno.

Leer artículo completo en El Comercio