Los ‘progrifos’ se ponen de moda en Andalucía

Cádiz y Córdoba lideran sendas campañas que han puesto el punto de mira en la calidad del agua del grifo como garantía de salud, calidad y lucha contra el cambio climático

{Beber agua es un acto ecológico, además de sano y solidario. Así lo quieren hacer ver desde Cádiz y Córdoba, donde las campañas a favor del agua pública se han desarrollado con un éxito insospechado. Insospechado entre otras cosas porque tenían enfrente a las grandes embotelladoras que llegan a vender un agua hasta 1.000 veces más cara que la que sale de los grifos andaluces.

El Ayuntamiento de Córdoba ha sido el primero en mojarse en esta defensa del agua pública, que distribuye a la ciudadanía sin producir residuos como sucede con el agua embotellada. Concretamente la campaña a favor del agua de grifo en Córdoba se materializó en un concurso de diseño que desarrolló la Empresa Municipal de Aguas de Córdoba (Emacsa) para crear la serigrafía que identifica las jarras y botellas y que ha distribuido gratuitamente con motivo de diversos acontecimientos que ha celebrado la ciudad en los últimos meses.

En total, se presentaron más de 150 propuestas provenientes en su mayoría de la propia ciudad de Córdoba, aproximadamente el 70 por ciento de ellas, mientras que el resto de concursantes eran un 20 por ciento del resto Andalucía y un 10 por ciento de otras comunidades. El éxito del diseño, basado en las celosías de la Mezquita-Catedral, de Jorge Chastang, es tal que se ha conseguido que la botella de agua de grifo de Córdoba sea uno de los objetos de deseo de muchos de los visitantes de la antigua capital de los califas.

Leer artículo completo en el Correo