La Confederación del Tajo expedienta a Móstoles y a Arroyomolinos por los vertidos al Guadarrama

Buena parte de la basura que acaba en el río procede de asentamientos ilegales de esas localidades.

 

Poblado de Las Sabinas

El río Guadarrama, al sur de la Comunidad de Madrid, parece en algunos tramos un vertedero, con bolsas de plástico, colchones, muebles, esqueletos de electrodomésticos… Basuras que en buena parte proceden de los asentamientos ilegales de Móstoles y Arroyomolinos. En pleno proceso para realojar a los vecinos de esos poblados, la Confederación Hidrográfica del Tajo ha decidido abrir expediente sancionador a estos dos municipios por no impedir que se produzcan esos vertidos. El alcalde de Móstoles, David Lucas, no entiende la actitud del organismo de cuenca, cuando poco antes, en el mes de febrero, había ofrecido al Consistorio para limpiar el cauce ellos mismos y proteger la zona para evitar que se continúe ensuciando el río.

Limpieza en el río Guadarrama. En las últimas semanas, la Confederación Hidrográfica de Tajo limpió de residuos urbanos el río Guadarrama a su paso por el pequeño municipio de Batres, de 1.500 habitantes, a 44 kilómetros al sur de la capital, en el extremo sur de la Comunidad de Madrid. Auténticos tapones de varias toneladas de basura cubrían el río en pleno Parque Regional de la Cuenca Media del Guadarrama (la suciedad y las labores de limpieza se pueden ver en el vídeo que acompaña a esta información). Buena parte de ellos proceden de aguas arriba, del poblado de Las Sabinas, uno de los tres asentamientos chabolistas que quedan en la Comunidad de Madrid. Muchos de sus habitantes se dedican al negocio de la chatarra, y algunos de ellos se desprendan de las sobras en el lugar que hallan más a mano: el río.

Si bien la limpieza del cauce depende de la confederación, y la gestión del parque regional depende de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, la responsabilidad de controlar los vertidos es de los Ayuntamientos. Y en medio de todos ellos, el problema lleva varios lustros sin resolver.

Leer artículo completo en EL PAÍS