Heineken invierte en agua en Doñana

La empresa cervecera destina 300.000 euros a restaurar tres lagunas y reducir el uso de agua.

 

ciguenuelas-sobrevuelan-donana

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, y el director de Relaciones Corporativas de Heineken España, Jorge Paradela, han suscrito un convenio de colaboración para restaurar zonas húmedas en Doñana y para contribuir al ahorro de consumo de agua en los edificios e instalaciones de su espacio natural. Los proyectos serán supervisados por la Consejería de Medio Ambiente y contarán con una inversión de 300.000 euros por parte de  Heineken España. La cervecera intervendrá en las lagunas del Arrayán y de las Pardillas, en el término municipal de Hinojos (Huelva); y en la Laguna de San Lázaro, en Villamanrique de la Condesa (Sevilla) y dentro de la Reserva de la Biosfera de Doñana, con la colaboración de los respectivos municipios.

José Fiscal ha agradecido a la compañía cervecera el compromiso que ha adquirido con la protección y conservación del medio natural; y hacerlo, además, en uno de los espacios más emblemáticos de Andalucía, como es Doñana, Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad; un símbolo de referencia mundial de la protección y la conservación de la naturaleza.

El consejero de Medio Ambiente ha resaltado que la colaboración entre las administraciones, empresas, instituciones, colectivos, fundaciones y personas implicadas en el territorio “es imprescindible a la hora de preservar la naturaleza, ya que este reto es un desafío conjunto de toda la sociedad”, esto es “tanto los ciudadanos como también las instituciones y empresas”.

Por su parte, Jorge Paradela ha manifestado que la sostenibilidad “forma parte del ADN de Heineken España y de nuestra estrategia de negocio”. También ha resaltado su compromiso con el medio ambiente y ha precisado que en este proyecto en concreto, Heineken pretende “alcanzar un volumen de agua de 330 millones de litros de agua”, de forma que “se alcance el balance hídrico”.

Leer artículo completo en EL PAÍS