El río que se llevan

Nadie puede bañarse dos veces en el mismo río. Los toledanos no lo pueden hacer ni una sola vez sin poner en riesgo su salud, aunque hace unos años disfrutaban de una maravillosa playa fluvial. El Tajo que Felipe II quiso hacer navegable hasta Lisboa se puede cruzar a pie cerca de Talavera.

P4090243

El Tajo desemboca en el Atlántico, no en el Mediterráneo, pero el canal que deriva el agua hacia el Segura lleva 20 metros cúbicos por segundo mientras el cauce natural a su paso por Aranjuez ni siquiera lleva los 6 de caudal mínimo establecidos en la ley. José Luis Sampedro tendría que escribir hoy “el río que se llevan”. El concepto de “mínimo” es inaceptable, las directivas europeas hablan de caudal ecológico, pero el trasvase redujo el caudal circulante del Tajo de 30 a 6 metros cúbicos por segundo que, insuficientes y contaminados, dañan la flora y la fauna. No es el Tajo al que Garcilaso llamó “cristalino” en sus églogas.

Puede haber agua para todos pero no para todo, como mantener un crecimiento insostenible con urbanizaciones y campos de golf

El origen del trasvase se sitúa en el Plan de Mejora y Ampliación de Riegos de Levante, ideado por el ingeniero Lorenzo Pardo y asumido por Indalecio Prieto en 1933. Pero fue durante el franquismo cuando Gonzalo Fernández de la Mora ejecutó el proyecto en pleno crepúsculo de las ideologías de un “estado de obras” que “no se metía en política”. Pero el trasvase no se descalifica por franquista, aunque se hizo con desprecio de la población e ignorando toda consideración social, ambiental, territorial y en definitiva política; se descalifica por ineficaz, injusto y obsoleto.

Para construir la obra faraónica y que la banca alemana la financiara, se falsearon los cálculos y se planteó trasvasar 1.000 hectómetros cúbicos por año, pero jamás ha existido esa disponibilidad. Ahora los pantanos están al 15% y su desolador panorama es de lodo y barro. El agua es un bien escaso y en el futuro lo será más. Puede haber agua para todos pero no para todo, como para mantener un crecimiento insostenible con urbanizaciones y campos de golf.

Leer artículo completo en El País


banner residuos edar PIE BLOG