El IGME medirá la recarga natural de los acuíferos de Doñana

El meteo-lisímetro de última generación instalado en Doñana tiene una precisión de 10g en 2,5 toneladas de suelo inalterado y es el primer dispositivo de este tipo que se instala en España.

 

recarga natural de los acuferos de Donana

El equipo realizará un control permanente y a largo plazo de más de veinte parámetros del suelo y meteorológicos a intervalos de minutos y dispondrá de acceso remoto, facilitando el acceso público online a los datos.

Permitirá obtener un conocimiento preciso de la recarga natural del agua subterránea por las precipitaciones, lo
que servirá para controlar en tiempo real, la evolución de los acuíferos del Parque Nacional.

El Parque Nacional de Doñana (PND) es un humedal de gran importancia ecológica y su supervivencia depende directamente del proceso de recarga natural del acuífero. El uso intensivo de los recursos en la zona por la agricultura y el turismo, hace que este sea un parámetro clave para su gestión medioambiental.

Por ese motivo, el IGME instaló el pasado septiembre en el Espacio Natural de Doñana, una infraestructura de alta precisión para la monitorización de la recarga natural de los recursos hídricos y de las tendencias climáticas regionales, así como sus efectos sobre la vegetación y el suelo, con el objetivo de obtener un conocimiento preciso de la recarga natural de agua subterránea por las precipitaciones.

La recarga natural es de muy difícil medición, ya que solo una pequeña parte de las precipitaciones se infiltra y recarga los acuíferos mientras que una gran parte de esas precipitaciones se evapora o se escapa en forma de escorrentía superficial. No obstante, existe un método bastante preciso que consiste en medir la variación del peso del suelo en base a su contenido de agua.

Precisamente para eso, se ha instalado un meteo-lisímetro de última generación y elevada precisión (10 g en 2,5 toneladas de suelo inalterado), siendo el primer equipo de este tipo que se instala en España. Para considerar la variabilidad de los suelos y la vegetación en el PND, se incorporarán también sensores de humedad de suelo y estaciones meteorológicas en 5 puntos más durante la primavera de este año. A partir de este momento se ha iniciado un control a largo plazo de una serie de más de veinte parámetros meteorológicos y del suelo, a intervalos de minutos y con acceso remoto. Las instalaciones se incorporarán a la Infraestructura Científica y Tecnológica Singular de la Reserva Biológica de Doñana (ICTS-RBD), gestionada por la Estación Biológica de Doñana del CSIC, lo que permitirá un seguimiento online de los parámetros monitorizados, facilitando el acceso público a los datos.

El proyecto ha sido cofinanciado con Fondos Europeos (IGME13-1E-2113/SE Infraestructuras Científicas y Técnicas y Equipamiento 2013).