El Ayuntamiento de la Vall d’Uixó y FACSA firman un convenio para evitar cortes de agua a familias en situación de emergencia social

La alcaldesa de la Vall d’Uixó, Tania Baños, y el presidente de FACSA, Enrique Gimeno, han firmado esta mañana un convenio para asegurar el suministro de agua potable a familias en situación de vulnerabilidad.

 

FACSA_ConvenioLaVall

El acuerdo contempla la coordinación en el pago de las ayudas municipales por las deudas generadas por la ciudadanía con el suministro de agua potable para que no existan hogares en la localidad que carezcan de este bien.

Baños ha señalado que desde el principio de la legislatura “hemos dicho que ni como políticos ni como personas podíamos permitirnos que a nuestros vecinos y vecinas les corten suministros básicos como el agua, que es necesaria para tener una vida digna”. Además, ha agradecido “la predisposición de FACSA para firmar este acuerdo” y el gran trabajo realizado por Servicios Sociales “para que hoy sea una realidad”.

 El texto coordina las ayudas municipales destinadas a cubrir las necesidades mínimas de suministro de agua a familias en situación de emergencia social y a paliar la pobreza energética. Además, incluye las condiciones de colaboración y mecanismos de coordinación entre el consistorio y FACSA, que principalmente se refieren a aplazamientos de pago y procedimientos para evitar cortes de agua potable por impago.

El consistorio, a través del departamento de Servicios Sociales, evaluará las circunstancias de necesidad de manera individual para determinar las personas que finalmente pasarán a ser beneficiarias de las ayudas municipales. Así, avisará a FACSA para evitar la suspensión del suministro y abonarán el importe convenido. De esta manera, se mantendrá el suministro hasta que la ayuda haya sido tramitada.

El concejal de Servicios Sociales, Antoni Llorente, ha asegurado que con esta firma “formalizamos una cuestión en la que llevamos meses trabajando, demostrando nuestra voluntad de ayudar a las personas en el día en el que se cumple un año desde que se produjeron los cambios de gobierno tras las últimas elecciones municipales”.

Gimeno ha añadido que el servicio de agua corriente “es imprescindible” y con este convenio “pretendemos que la gente con necesidades pueda seguir recibiéndolo, porque es una obligación de todos estar a su lado en estos momentos”.

La empresa, por su parte, se compromete a evitar cortes de agua potable sin aplicar cargos por demora desde que reciba la comunicación del Ayuntamiento, comprometiéndose también a facilitar documentación e información sobre bonificaciones de carácter social.