El agua divide a los partidos, el modelo energético les une sobre el papel

El PP mantiene su idea de abrir un proceso de negociación para alcanzar un Pacto del Agua y posteriormente redactar un Plan Hidrológico Nacional, garantizar las demandas de las cuencas deficitarias e impedir la sobreexplotación de determinados recursos, sin concretar exactamente el modo de hacerlo.

 

elatazar

Los grandes partidos que se examinan el 20-D comparten sobre el papel su apuesta por un modelo energético más renovable y discrepan en cuestiones esenciales como es la planificación del agua.

“Los hay que quieren centralizar todas las competencias de la gestión del agua y construir más desaladoras e infraestructuras hidráulicas para regular los cauces (Ciudadanos) y los que se oponen a más obras y desean anular trasvases existentes (Izquierda Unida).”

El PP mantiene su idea de abrir un proceso de negociación para alcanzar un Pacto del Agua y posteriormente redactar un Plan Hidrológico Nacional, garantizar las demandas de las cuencas deficitarias e impedir la sobreexplotación de determinados recursos, sin concretar exactamente el modo de hacerlo.

El PSOE promete que si gana hará efectiva la Iniciativa Legislativa Popular Europea para el reconocimiento efectivo del agua como bien público, prohibiendo a las empresas a cortar el suministro a las familias en dificultades económicas.

Evitar los cortes de suministros a familias en dificultades económicas

Quiere además abaratar el precio del agua desalada y fijar tarifas sociales.

En el mismo sentido, Podemos dice que evitará los cortes de suministros básicos de agua, luz y gas a quienes padezcan una situación de vulnerabilidad.

El partido morado promoverá a su vez la recuperación por parte del Estado de las centrales hidroeléctricas cuyas concesiones a empresas privadas caduquen y revisará los proyectos de construcción de las grandes infraestructuras hidráulicas (presas y trasvases).

Izquierda Unida se opone a la privatización de cualquiera de las fases del ciclo integral del agua, asegura el derecho al agua -una dotación mínima de entre 60 y 100 litros por persona y día, también en caso de impago- y eliminará el denominado canon concesional que “permite vender el agua para enjuagar las cuentas municipales y especular”.

Un punto en común es el cambio climático: sin excepción todos abanderan la lucha contra los gases de efecto invernadero y PSOE, Ciudadanos y PP ya han anunciado la aprobación de leyes específicas en caso de llegar al poder.

Leer articulo completo en EFE Verde.com