El agua de mar se cuela en las tuberías de O Grove e impide funcionar a la depuradora

La nueva depuradora de O Grove está dando algún que otro quebradero de cabeza al equipo de gobierno. Desde hace unos meses, se ha detectado que el agua del mar se cuela en algunas de las tuberías del saneamiento y llega hasta la estación de tratamiento. Allí afecta al sistema biológico que se emplea para depurar las aguas, dañándolo. Desde Augas de Galicia advierten que este es un problema del Concello, que es quien gestiona y explota la red de saneamiento. Desde el gobierno local reconocen la existencia del problema y confían en buscar una solución conjunta entre las dos administraciones.

 

Depuradora O Grove

Explica la concejala de Obras de O Grove, Ángeles Domínguez, que parte de las nuevas tuberías del saneamiento del municipio se han instalado por debajo del nivel del mar. Eso provoca que, cuando la marea sube, «a auga aquí no Corgo nos chegue ata o Banesto», argumenta. Pero no es este el único lugar del municipio en el que esto sucede. La situación se repite en otros puntos cercanos a la costa y llega incluso a afectar a las estaciones de bombeo, encargadas de dirigir las aguas residuales hasta la nueva planta construida en Laxe de Rons.

Tratamiento biológico

El hecho de que entre agua de mar en la red de saneamiento provoca numerosos problemas. Pero el más grave afecta a la depuradora. Y es que esta realiza un sistema de tratamiento de las aguas residuales que es biológico, es decir, unas bacterias se encargan de limpiar los residuos antes de que el agua sea vertida de nuevo en el mar. Pero cuando el agua salada llega hasta estos tanques afecta al sistema de tratamiento biológico, provocando que el agua que sale no esté todo lo depurada que debería.

Explican en Augas de Galicia que la entrada del mar en las tuberías fue detectado en el estudio del plan de saneamiento local de la ría de Arousa y fue comunicada al gobierno meco. Desde la Administración autonómica recuerdan que la red de saneamiento está explotada y gestionada por el Concello, que es quien debe ahora solventar esta cuestión. No sucede lo mismo con la depuradora, que es titularidad de la Xunta y cuya gestión está en manos de una empresa privada.

Reunión en Medio Ambiente

Domínguez sostiene que su departamento ya ha solicitado una reunión con los responsables de Medio Ambiente para tratar de buscar una solución. Quiere conocer la opinión de la consellería, a quien también le trasladará todos los problemas de abastecimiento y saneamiento que presenta el municipio, como el mal estado en el que se encuentran las tuberías del agua, que registran continuas averías.