Cuidemos el agua

Acabamos de celebrar el Día Internacional del Agua. Según los presocráticos, todo empezó en el agua, la tierra, el fuego y el aire. El agua es un bien imprescindible para la vida y para el equilibrio del planeta Tierra. Por esa razón, ha sido motivo de eternos conflictos y guerras por su acceso estratégico. La economía es una ciencia que nació con Jenofonte, discípulo de Sócrates, que se encarga del análisis y la gestión de recursos escasos. En la Universidad de Alcalá hemos organizado el Foro de Economía del Agua.

 

????????????????????????????????????

El objetivo es aumentar el debate en la opinión pública sobre un bien tan determinante como el agua. E incorporar a ese debate a los investigadores que más saben de la gestión de este recurso, tanto nacionales como internacionales. Alcalá es la universidad española mejor situada en el ranking internacional sobre investigación ambiental y el departamento de Economía tiene décadas de estudio y cientos de investigaciones sobre economía ambiental.

El agua es un bien escaso con peculiaridades que le diferencian del resto de bienes. Es un bien que tiene mucho valor pero en muchas ocasiones no tiene precio. Por esta razón el mercado y la oferta y la demanda no garantizan el uso eficiente del bien y es necesaria la intervención del Estado. En España el agua es un recurso público y eso no está en cuestión.

El principal problema en el mundo es que 660 millones de personas no tienen acceso al agua y 1.000 niños mueren cada día por consumir agua en mal estado. Por fortuna, en España el acceso al agua es universal, de elevada calidad, el precio de consumo humano es muy inferior al de nuestros socios europeos y la mayoría de impagos se han conseguido resolver entre ayuntamientos y compañías que suministran el servicio para que esas familias sigan teniendo el consumo de agua mínimo que recomienda Naciones Unidas.

Pero tenemos otros problemas. El 80% del consumo de agua se produce en la agricultura, que supone el 3% del empleo y el PIB de la economía española. El turismo, que supone el 11% del PIB, se genera en las zonas de mayor estrés hídrico de España, principalmente Valencia, Murcia y el oriente andaluz. España recibe más de 60 millones de turistas que vienen en verano, justo cuando el agua es más escasa.

Las proyecciones anticipan que en 20 años el 85% de la población mundial será de clase media, según lo define Naciones Unidas. Y las ciudades doblarán su población. Por lo tanto, la demanda de agua para uso humano y urbano seguirá aumentando. De momento nadie ha inventado cómo aumentar la oferta de agua. Por lo tanto, solo queda hacer un uso más eficiente del recurso.

Leer artículo completo en Cinco Días