Aranjuez pide más agua del Tajo

Saben que la solución es complicada porque el tramo de Tajo que les toca está muy alterado y modificado por culpa del trasvase y de los escasos caudales que lleva. “Pero al mismo tiempo”, explica la alcaldesa, María José Martínez de la Fuente (PP), “son reivindicaciones justas e históricas, porque el Tajo no solo es entorno, también forma parte de nuestra vida”.

 

1385918728_808815_1385919510_noticia_grandeRío Tajo a su paso por Aranjuez, el sábado./ Uly Martín

 

Los grupos políticos de Aranjuez (PP, PSOE, ACIPA e IU) han hecho piña alrededor de su río: el Tajo. Les une el rechazo a la forma en la que se está tramitando el Plan Hidrológico del Tajo, que olvida al municipio.

Los ediles han plasmado su malestar en una propuesta institucional en la que piden al Gobierno que el caudal mínimo ecológico suba a 10,5 metros cúbicos por segundo (ahora está en seis) a su paso por el municipio, la derogación definitiva del trasvase Tajo-Segura, catalogar los ríos Jarama y Tajo en Aranjuez como reservas naturales fluviales, además de medidas correctoras para revertir la degradación de los cauces y de la vega. Recuerdan que el paisaje cultural de Aranjuez fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2001, y que es “totalmente dependiente del río Tajo”.

Saben que la solución es complicada porque el tramo de Tajo que les toca está muy alterado y modificado por culpa del trasvase y de los escasos caudales que lleva. “Pero al mismo tiempo”, explica la alcaldesa, María José Martínez de la Fuente (PP), “son reivindicaciones justas e históricas, porque el Tajo no solo es entorno, también forma parte de nuestra vida”. Piden un régimen de circulación de agua lo más natural posible, con las variaciones naturales de un curso fluvial que les permita disfrutar de un río “vivo”.

“Ahora se están perdiendo los árboles de gran porte, y como llega poco caudal, los limos se depositan, lo que propicia que los carrizos [planta gramínea de tallos largos] se asienten y avancen. Hay tramos donde el Tajo se ha quedado en tan solo cuatro o cinco metros de ancho”, denuncia Miguel Galarza, miembro de Ecologistas en Acción.

Leer notícia completa en diario El País