Escogen a la desaladora como una de las 100 infraestructuras más innovadoras del mundo

Una multinacional coloca en su informe anual a la planta como uno de los proyectos de referencia en España junto a la Ciudad Inteligente de Barcelona

 

La multinacional de servicios profesionales, asesoría y auditoría KPMG ha escogido la desalinizadora de Torrevieja como uno de los cien proyectos de infraestructuras más innovadores e inspiradores del mundo. Para la firma, este desarrollo sostenible es uno de los mayores retos del siglo XXI. La desalinizadora es un proyecto del Ministerio de Medio Ambiente para producir 80 hectómetros anuales de recursos hídricos tanto para riego como consumo humano. Comenzó a construirse en 2007 y podría estar operativa en 2013, tras una inversión de 300 millones de euros.

KPMG, con presencia en 152 países, anunció la segunda edición de este informe, en el que se recogen los 100 proyectos de infraestructuras urbanas globales. De esos 100, dos fueron seleccionados en España: el proyecto Smart City (Ciudad Inteligente) en Barcelona y la planta de desalinización de Torrevieja (Alicante). Esta edición, que se publicó en la cumbre World Cities celebrada en Singapur, ofrece información detallada de los proyectos de infraestructuras más innovadores que hacen de las grandes ciudades lugares donde las personas quieren vivir y trabajar y que las convierten en “Ciudades del futuro”.

En el plano local, Cándido Pérez, socio responsable de Infraestructuras, Gobierno y Sanidad de KPMG en España apunta que “lo relevante para el sector de Infraestructuras español en este informe, no es solo que dos de los proyectos seleccionados estén físicamente ubicados en España, sino más bien que en muchos de los otros proyectos la participación de los grupos de infraestructuras españoles ha sido decisiva como promotores o contratistas especializados, prueba de su liderazgo global”. Para la firma desde “la gestión del vertiginoso crecimiento de la población en las ciudades, pasando por la renovación de las infraestructuras obsoletas, o la gestión efectiva de la disminución de la población y la base impositiva, cada región del mundo se enfrenta a unos retos importantes en materia de infraestructuras que deben superar para garantizar el bienestar económico de la región”.

Fuente: Diario Información