El Vinalopó necesita 50 hectómetros cúbicos de agua del Júcar para asegurar su regadío

El sector agrícola de las comarcas del río Vinalopó (Alicante) precisa de 50 hectómetros cúbicos de agua procedente del Júcar para garantizar su regadío en el año hidrológico que acaba de comenzar, según un informe del Instituto de Estudios Económicos de la Provincia alicantina (INECA). En unas semanas en las que se decide cuántos hectómetros del Júcar se trasvasan a la cuenca alicantina, el estudio refleja que el regadío de las comarcas del Vinalopó crea unos 40.000 empleos directos y 50.000 más de tipo indirecto en sectores económicos como el transporte, la industria fitosanitaria e, incluso, el turístico.

 

Alberto Fabra, en el embalse de El Toscar / EFE

 

El director de proyectos de INECA, Joaquín Melgarejo, ha informado de que, en un año de fuerte sequía en el campo de Alicante, esos 50 hectómetros cúbicos desde el Júcar son necesarios para mantener la viabilidad de explotaciones principalmente dedicadas a la uva de mesa, frutales de pepita, almendro y, en menor medida, a la hortaliza.

La superficie con derecho a riego del Vinalopó se sitúa en torno a las 50.000 hectáreas aunque en realidad únicamente se aprovechan la mitad, unas 25.000, «porque no hay agua suficiente para el resto», según Melgarejo.

Leer artículo completo en diario ABC