El viento y el agua reducen el déficit energético de España en 4.000 millones

España compra gran parte de la energía que consume en el exterior. Tiene una alta dependencia energética. Superior al 73%, según los últimos datos de Eurostat. Esto provoca que la balanza energética española tenga un abultado saldo negativo: de 41.000 millones de euros en el año 2013. Los datos: España pagó 57.000 millones por energía que importó e ingresó unos 16.000 millones.

 

29753204--644x362EFE

 

Aún así, el déficit energético del país se redujo el año pasado. En concreto, en unos 4.000 millones de euros respecto al resultado de 2012. Entonces, el saldo negativo fue de unos 45.000 millones. En ambos casos, el factor determinante que empuja el agujero es el mismo: la compra de hidrocarburos (petróleo y gas) en el exterior. Solo en petróleo, España pagó 45.000 millones en 2013.

Una de las razones que, precisamente, está ayudando a reducir en parte este desequilibrio es el cada vez mayor papel protagonista de la energía eólica, que en 2013 fue la primera fuente de electricidad de España. Según los datos recopilados por la Dirección General de Aduanas, la principal razón de la rebaja de 4.000 millones en el déficit energético fue el aumento de la generación eléctrica por energías eólica e hidráulica. Es decir, por el viento y el agua.

La Asociación Empresarial Eólica recuerda que sin la participación de esta energía, el déficit energético del año pasado hubiera sido casi 3.000 euros superior. Además, expresa que por cada euro invertido en esta tecnología renovable se ahorran 1,34 euros: en importaciones de combustibles fósiles. La patronal lamenta que, en los próximos años, «todo apunta a que no se instalará más eólica», debido a la reforma eléctrica y la nueva retribución a las renovables.

Leer artículo en diario ABC