El temporal deja hasta 226 litros por metro cuadrado y un herido grave por un tornado

La lluvia y los fuertes vientos cortaron carreteras, desviaron vuelos, arrasaron un parque de atracciones y encallaron dos barcos

 

(laverdad)  El temporal de lluvia y viento que afectó en la noche del viernes a la Comunitat Valenciana dejó un máximo de 226 litros por metro cuadrado de agua en Quart de Poblet en pocas horas, y decenas de heridos por un tornado en Gandía, uno de ellos grave, además de barcos varados, vuelos cancelados y carreteras cortadas.

Los episodios de lluvias más intensos se concentraron en apenas cuatro horas en localidades valencianas como Quart (226 l/m2), Bétera (125,6) y Manises (120), según la Confederación Hidrográfica del Júcar, aunque en el acumulado hasta las 9.00 horas de ayer destacan los 142,6 l/m2 de Estubeny y los 136,8 de Moixent.

El suceso más grave se produjo en Gandía donde un tornado, que llegó a superar los 120 kilómetros por hora, arrastró la caseta donde trabajaba un vigilante de obras que fue lanzado con virulencia e ingresado a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico.

El hombre, de 38 años, permanecía ayer ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital de La Ribera.

El tornado también tumbó la noria del recinto ferial de Gandía, lo que provocó 35 heridos, de ellos veinte leves -sufrieron desde rasguños a crisis de ansiedad- y otros quince de mayor consideración atendidos de roturas de brazos, esguinces o suturas.

Este fenómeno, provocado cuando un turbonado -alineación de tormentas- tocó tierra después de entrar por el mar, arrancó árboles, derribó paredes, elevó vallas, provocó cortes de suministro eléctrico e inundó el recinto ferial, que permanece cerrado al público.

Por otra parte, una mujer de 44 fue ingresada anoche en La Fe de Valencia con pronóstico reservado al sufrir un traumatismo en la columna después de que una palmera se le cayera encima en la pedanía de Castellar, según informó el Centro de Información y Coordinación de Urgencias.

El temporal causó problemas de circulación en el AVE Valencia-Madrid por la inundación de un túnel en Torrent, lo que afectó a seis trenes, tres en cada sentido, aunque el servicio de alta velocidad se mantiene, a través de Albacete, según fuentes de Renfe.

Ferrocarrils de la Generalitat informó de que las fuertes lluvias provocaron daños muy importantes en las vías de un tramo de la Línea 1 entre Campamento y La Cañada, mientras que las bolsas de agua ralentizaron la circulación de la Línea 3 entre las estaciones de Xátiva y el aeropuerto y la Línea 4 vio la circulación en un tramo.

La autoridad portuaria cerró el tráfico marítimo en los puertos de Valencia y Sagunto, que ya han sido reabiertos, y el aeropuerto de Manises sufrió inundaciones en algunos edificios y tuvo que cancelar siete vuelos, seis de salida y uno procedente de Ibiza, aunque según Aena ya opera con total normalidad.

El temporal también obligó a cortar varias carreteras, aunque ayer por la tarde sólo permanecía interrumpida al trafico la CV-31 en tres kilómetros en el término de Valencia, según la Dirección General de Tráfico.

Además, dos mercantes que se encontraban fondeados en Valencia fueron arrastrados por el temporal hasta la playa de El Saler donde pasaron la noche varados, según Salvamento Marítimo, que ayer procedió a las tareas de rescate.

Asimismo, agentes de la Policía Nacional rescataron a una madre y sus dos hijos, de 20 meses y 6 años, del chalé donde residen en el Vedat de Torrent (Valencia), que había quedado inundado a consecuencia de las fuertes lluvias.

La Generalitat informó de que el teléfono de emergencias 112 atendió hasta las 6.00 horas de ayer 2.644 llamadas de avisos relacionados con las lluvias (673 en Alicante , 37 en Castellón y 1.934 en Valencia), mientras que el Consorcio de Bomberos de Valencia realizó 170 servicios por achiques, caídas de muros y retirada de árboles de las vías.