El Tajo-Segura aporta en plena crisis 2.364 millones al PIB

La industria agroalimentaria vinculada al agua del trasvase Tajo-Segura aporta en su conjunto 2.364 millones de euros al año al PIB nacional y sostiene cien mil empleos. Algo que convierte la infraestructura en una cuestión de Estado, más allá de la importancia directa que tiene la transferencia de agua para Alicante y Murcia.

 

regantesTajo-Segura / Marcial Guillen

 

El dato, «caliente», extraído de un reciente informe de la consultora PricewaterhouseCoopers, y la posterior reflexión de los ponentes, resumen las conclusiones de la mesa redonda sobre el trasvase que organizó ayer Casa del Mediterráneo en el Museo del Agua de Alicante, y que contó como ponentes con los profesores Joaquín Melgarejo y Andrés Molina, que forman parte del grupo de expertos de la Universidad de Alicante que mejor conocen la realidad de un proyecto que costó 1.800 millones de euros y que, entre otras cosas, ha evitado que «Alicante sea hoy un desierto», según Melgarejo.

El coloquio, organizado por Casa del Mediterráneo en colaboración con Aguas de Alicante, fue seguido con atención por un público entre el que destacó la presencia de José María Claver, presidente del Sindicato de Regantes del Tajo-Segura, que volvió a celebrar la situación actual del trasvase, ya sin «cláusula Narbona que le amenace» y en un escenario mucho más optimista que el que se vivió hace unos años con la amenaza del cierre en 2015.

El agua del Tajo es vital para el 62% de la agricultura de regadío de Alicante, un sector que factura 330 millones de euros al año y da a empleo a 110.000 personas en la cuenca del Segura, de las que 51.325 residen en la provincia. El valor bruto del regadío en la zona abastecida se cifra en 1.700 millones de euros. A esta cifra hay que sumar que la industria agroalimentaria vinculada al agua del trasvase aporta 2.400 millones de euros al PIB nacional.

Leer artículo completo en DIARIO INFORMACIÓN