El sector del agua denuncia la pasividad de la Junta de Andalucia para culminar el saneamiento

Las empresas se ofrecen al Gobierno para acometer las obras. Denuncian que desde 2011 la Junta cobra un canon por el saneamiento del agua pero no ha cumplido el plan que presentó en 2010 y que suponía invertir 370 millones en Málaga

 

Instalaciones de la depuradora del Guadalhorce, en Málaga capital. Arciniega

(laopiniondemalaga) El sector andaluz del agua asegura que ya será muy difícil cumplir con el plan de depuración de aguas para 2015 que exige la Unión Europea. Así, lo aseguró ayer el portavoz y adjunto a la presidencia de la Asociación de Abastecimientos de Agua y Saneamientos de Andalucía (ASA-Andalucía), Antonio Jiménez, en una reunión que mantuvo en la localidad de Antequera con los representantes provinciales de las principales empresas de gestión de este recurso.

Jiménez aclaró que a pesar de que desde el pasado año 2011 se cobra un canon de un euro en las facturas para invertirlo exclusivamente en el desarrollo de proyectos de depuración en Andalucía, con el que se han recaudado más de 100 millones de euros, «hasta el momento no se ha hecho nada y en tres años comenzarán las sanciones europeas» por no depurar todas las aguas.

Por otro lado, Jiménez reconoció que se trata de un proyecto de gran envergadura que actualmente la Junta de Andalucía no puede acometer en solitario, de ahí que en el encuentro de ayer este organismo abriera una puerta de colaboración a la administración regional para fijar un calendario de actuaciones que desarrollar de «manera conjunta e inmediata». Así, Jiménez añadió que en la reunión se fijarían las líneas de estos acuerdos que presentarán a Medio Ambiente en los próximos días.

La asociación reconoció que se ha perdido mucho tiempo, ya que proyectos como la depuradora de Nerja necesitan de unos seis meses a un año para licitarse y al menos otros dos para construirse. Aún así, Jiménez calculó que con la capacidad de las empresas gestoras que forman ASA-Andalucía, que gestiona un 95% del agua, tienen capacidad económica, técnica y humana para iniciar entre 80 y 100 proyectos en los próximos meses y programar para los próximos dos o tres años los restantes.

En este sentido, Jiménez dejo claro que la clave de este acuerdo es la capacidad y posibilidad de poner en marcha todos los proyectos en un mismo periodo de tiempo y de manera coordinada en cada una de las provincias andaluzas, contando con la colaboración directa de ayuntamientos, Junta y empresas de agua.

Proyectos necesarios. En este contexto, Jiménez recordó que hace ya dos años que se firmó el Acuerdo Andaluz por el Agua y se aprobó la Ley de Aguas, que contemplaba el cobro de este canon con el que se fijó la necesidad de ejecución y mejora de unas 300 depuradoras en todo el territorio andaluz, de las cuales 47 obras para culminar el saneamiento integral correspondían a la provincia de Málaga con una inversión de 370 millones, y de las que no se ha avanzado de forma significativa.

Entre los proyectos del interior de la provincia, destacan la depuradora de Álora y Pizarra, así como las de Ronda y Arriate. Jiménez también aclaró que desconoce la posibilidad de una prórroga por parte de la Unión Europea ante la necesidad de contar con más tiempo para desarrollar este plan. «Es algo que tendrán que ver las administraciones y el Estado», dijo.

El portavoz de ASA Andalucía incidió además en que desde la asociación están desarrollando actuaciones encaminadas hacia las mejoras por una futura gestión TIC y sostenible del agua.

ASA-Andalucía integra a cien empresas del sector del ciclo urbano del agua en Andalucía y representa a más de 8.000 empleos directos, 35.000 indirectos con más de 1.000 millones de euros de facturación en la comunidad autónoma.

Crearía más de 400 empleos en Málaga. El portavoz y adjunto a la presidencia de la Asociación de Abastecimientos de Agua y Saneamientos de Andalucía (ASA-Andalucía), Antonio Jiménez, también destacó ayer en el encuentro que mantuvo con los representantes provinciales de empresas de agua en la localidad malagueña de Antequera que la puesta en marcha de este plan andaluz de depuración supondría un importante foco de creación de empleo y apuntó que para la construcción de una depuradora es necesario de 50 a 80 personas.

Así, según estimaciones de la asociación, sólo en la provincia de Málaga se generarían por la ejecución de estos proyectos más de 400 puestos de trabajo. «Gran parte de los empleos generados tendrían carácter continuista después de acometer los proyectos, por lo que no sólo se trata de puestos de trabajos temporales que acabarían con la finalización de las obras sino que se crearían otros empleos para el mantenimiento de estas infraestructuras hidráulicas», detalló.

 

¿Quieres recibir esta y mucha más información de forma gratuita directamente en tu correo electrónico? Subscríbete en nuestro boletín digital