El regadío monegrino, muy perjudicado por los recortes en las ayudas

Esta semana se daban a conocer las reducciones en las ayudas a la incorporación de jóvenes y planes de mejora de esta convocatoria 2012, que afectan de forma especial a una zona como la de Los Monegros, donde se está en pleno proceso de modernización de regadíos con importantes inversiones que repercuten en la economía de todo el territorio. En este caso concreto el porcentaje subvencionado pasa del 40 al 25%.

 

(radiohuesca) En zonas como la de Grañén, el número de solicitudes de este año prácticamente se duplicaba, pasando de 103 en 2011 a 185 en 2012. Además de la lotería, que dejaba en la zona una cantidad importante de dinero, el motivo fundamental es la cantidad de comunidades de regantes que están inmersos en modernizaciones, como Alberuela de Tubo, Marcén, Fraella, Torres de Barbués o Sangarrén entre otros.

Gerardo Torralba, técnico de Asaja Huesca, se refiere a la necesidad de crédito ante las grandes inversiones requeridas para llevar a cabo este tipo de proyectos.

David Solano, secretario provincial de UAGA, señala que hay que apoyar las modernizaciones porque son inversiones de alto valor añadido que garantizan el futuro de muchos pueblos.

Cada vez son más los regantes que apuestan por la modernización de sus regadíos para la comodidad y rentabilidad de sus tierras a largo plazo. Sin embargo ello supone una inversión de grandes dimensiones para lo que se abre esta línea de ayudas cofinanciadas por la Unión Europa, el Ministerio y el Gobierno de Aragón.

Resumen de las reducciones para la convocatoria 2012

Según la intención de la dirección general de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón, se abonará el 100% de la ayuda a las nuevas incorporaciones, reduciéndose el porcentaje subvencionado en los planes de mejora que pasa del 40% en zona normal y del 50% de zona desfavorecida al 25% en zona normal y al 35% en zona desfavorecida, en los casos en que la solicitud sea exclusivamente de mejora.

Si la mejora se solicitaba junto a una incorporación la reducción es al 35 y 45% respectivamente. En caso de ayudas a la adaptación al bienestar animal la ayuda de queda en un 20%.

Las malas noticias se trasladan además al capítulo de las 600 solicitudes de mejora que se desestiman por falta de presupuesto aún cumpliendo con todos los requisitos exigidos.