El plan del Tajo eleva a 400 hectómetros el caudal mínimo para trasvasar al Segura

El borrador del Plan Hidrológico del Tajo, que establece un caudal mínimo en la cabecera de 400 hectómetros cúbicos en lugar de los 240 actuales, lo que dificultaría los trasvases a la cuenca del Segura, ha divido a los regantes del sur de Alicante. Al final se ha impuesto la tesis defendida por Castilla-La Mancha.

 

trasvase_sifon

El presidente del sindicato Jóvenes Agricultores, Eladio Aniorte, fue el más crítico con la propuesta inicial porque considera que será más complicado solicitar nuevos trasvases del Tajo al Segura. “Va en contra de nuestros intereses, han cedido los negociadores y en temas como el agua, algo vital para Alicante, no podemos ceder”, dijo el representante agrario.

Más moderado se mostró Ángel Urbina, del Sindicato de Regantes, quien admitió que “no estamos para echar cohetes, pero es un borrador y tenemos seis meses para sacar más”. Los regantes, que estuvieron en la negociación del borrador, admitieron que se mantienen “los caudales mínimos” que garantizan la subsistencia del campo alicantino.

Según la propuesta que este miércoles publica el Boletín Oficial del Estado (BOE), el caudal en los embalses de cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, se incrementará de forma paulatina en un plazo máximo de cinco años desde los 240 hectómetros cúbicos actuales hasta los 400.

El documento se marca como objetivo que el 92% del agua de la cuenca alcancen el buen estado ecológico en 2027, conforme a la Directiva Marco de Agua. Para conseguir este objetivo, una de las propuestas es mantener los niveles y flujos necesarios en los principales afluentes de la cuenca y en Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina.

El Plan Hidrológico del Tajo implica a las comunidades autónomas de Madrid, Extremadura, Castilla y León y Aragón, además de Castilla-La Mancha, ya que todas ellas tienen territorios en esta cuenca.

El País