El memorando de Fabra y Valcárcel sobre el Tajo-Segura es papel mojado

El memorando sobre el trasvase Tajo-Segura que firmaron, sin cámaras, ni presencia de periodistas, el Ministerio de Medio Ambiente y los Gobiernos de Murcia y Comunidad Valenciana, que presiden Ramón Luis Valcárcel y Alberto Fabra, respectivamente, “debe entenderse como una declaración de intenciones”, según consta en una respuesta del propio Gobierno a un grupo de diputados socialistas en el Congreso.

 

 

1374776339_971243_1374776901_noticia_normalSifón del trasvase Tajo Segura, en el pantano de Bolarque (Guadalajara).

Para los responsables del ministerio, el memorando, del que se descolgó desde el inicio el Gobierno de Castilla-La Mancha, es “una nueva muestra de la voluntad de alcanzar acuerdos en materia de agua desde el diálogo, la colaboración y la cooperación”, según refleja la respuesta.

El Gobierno resta trascendencia a este pacto al considerar que únicamente servirá para “asentar las bases de un foro de diálogo y análisis sobre la gestión del agua en el que están invitadas todas las comunidades de las cuencas del Tajo y del Segura”. Es decir, es papel mojado, que solo serviría de algo si se incorporan propuestas y alegaciones al plan de cuenca del Tajo, cuyo borrador está ahora en exposición pública hasta el próximo 20 de septiembre.

A la firma de este acuerdo, el pasado 9 de abril, solo acudieron Federico Ramos, secretario de Estado de Medio Ambiente, en representación del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y los consejeros valenciano y murciano, José Ciscar y Antonio Cerdá. La rúbrica semiclandestina del Memorando de Entendimiento sobre aguas excedentarias del trasvase Tajo-Segura sirvió para aplacar los ánimos y rebajar la tensión de los regantes que durante los últimos años han protagonizando decenas de manifestaciones a favor de los trasvases, tanto los existentes como el demandado trasvase del Ebro. “Es una derrota sin paliativos para la provincia de Alicante, Almería y Murcia”, denunció Eladio Aniorte. El presidente de Jóvenes Agricultores admitió que “la todopoderosa señora de Cospedal [presidenta de Castilla-La Mancha] ha conseguido un buen acuerdo para su región”.

Por su parte, la Unió de Llauradors advirtió que el borrador del plan hidrológico del Tajo “pone en serio peligro” el trasvase a la cuenca del Segura. “Nos preocupa la sumisión de los políticos de nuestra tierra”, dijeron.

Ahora el Gobierno, en la contestación a, entre otros, los diputados socialistas alicantinos Herick Campos, Gabriel Echávarri y Federico Buyolo, insta a que los Gobiernos de Murcia y Valencia que transmitan al ministerio “los resultados de estudios y análisis con propuestas motivadas” de las actuaciones que se puedan realizar.

Leer más

El País