El lago de Sanabria entra en política

Crece la presión política sobre el PP para aplicar soluciones en el lago de Sanabria (Zamora), la mayor concentración de agua de origen glaciar de la Península. La contaminación y los vertidos han desembarcado en el Congreso y el Senado, donde la oposición coincide: «No vale callarse. Hay que actuar porque la situación es muy preocupante». PSOE, IU y UPyD urgen a la Junta de Castilla y León y al Ministerio de Medio Ambiente a abordar ya las graves deficiencias en la depuración y la consecuente aparición de vertidos.

 

13986699105951Imagen de un vertido tóxico e incontrolado al lago / EL MUNDO

 

Independientemente del debate de si el lago está o no en situación crítica -hay opiniones contradictorias-, nadie puede negar la existencia de informes oficiales que alertan sobre la red de saneamiento y sus preocupantes consecuencias.

Una auditoría de la propia Junta en 2008 que revelaba un sistema de depuración ruinoso, estudios científicos de finales de 2013 que denunciaban contaminación y un reciente informe de la Guardia Civil con depuradoras rotas y vertidos ilegales ponen al lago en plena polémica.

La oposición es unánime al denunciar inacción de la Junta para detener los vertidos. El PSOE e IU han registrado preguntas y UPyD lo hará próximamente. Luego, avisan, aumentarán la presión, planteándose llevar el asunto a comisión, una pregunta oral al futuro ministro o una proposición no de ley. Y, además, IU estudia elevarlo a la UE.

Leer artículo completo en diario EL MUNDO