El Instituto Geológico Minero advierte que el río Guadiana “volverá a cerrar sus ojos”

A finales de junio de 2017, el caudal del río Guadiana en el molino de El Nuevo es nulo, aunque todavía se produce una ligera entrada de agua al Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel por el molino de Molemocho, aguas abajo de El Nuevo, que, “lamentablemente, irá desapareciendo según avance el verano”

El Jefe de Área de Hidrogeología Aplicada del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), Miguel Mejías Moreno ha advertido que el río Guadiana está apunto de “volver a cerrar sus ojos”.

Mejías, ha recordado que los Ojos del Guadiana permanecieron secos durante casi 30 años, hasta que en enero de 2012, como consecuencia del intenso periodo climatológico húmedo que se prolongó entre 2009 y 2013, comenzó a detectarse la presencia de encharcamientos en la llanura de inundación del río Guadiana.

El también miembro del Departamento de Investigación en Recursos Geológicos del IGME ha recordado que fue a partir de la primavera de 2013 cuando comenzó un periodo con escorrentía superficial, que llegó a alcanzar un caudal máximo de casi 1.500 litros por segundo en abril de 2014, lo que supuso que en los primeros meses de este año llegó a circular, aproximadamente, un 20% del caudal medio en régimen natural por el río Guadiana en esta zona histórica.

Estos datos de circulación fueron controlados mediante aforos directos realizados por el IGME en el molino de El Nuevo, a unos 7 kilómetros de la confluencia de los ríos Gigüela y Guadiana.

Leer artículo completo en Lanza Diario de la Mancha