El Guadiloba vuelve a aliviar agua dos años después

Casi dos años después, la imagen del embalse del Guadiloba dejando que salga agua muro abajo volvió a repetirse. A las nueve y cuarto de la mañana de ayer, una de las compuertas del aliviadero se abrió. Y permaneció así hasta aproximadamente las doce y media. Tiempo suficiente para desembalsar en torno a medio hectómetro cúbico de agua, de los veinte que tiene de capacidad total el pantano que abastece a Cáceres, Sierra de Fuentes y Malpartida de Cáceres.

 

 

 

El agua corre muros abajo de la presa. Al fondo, la ciudad.

El agua corre muros abajo de la presa. Al fondo, la ciudad.

La decisión de aliviar líquido se tomó al comprobar que tras las lluvias registradas durante gran parte del miércoles y a lo largo de la madrugada y la mañana de ayer, el pantano había alcanzado el 88 por ciento de volumen de agua almacenada. Al cerrar la compuerta, se quedó en torno al 85 por ciento. Antes de proceder a la apertura de la compuerta, Acciona llamó a la Policía Local, tal como establece el protocolo de actuación previo a los desembalses. Los técnicos de la empresa concesionaria del servicio de aguas llamaron el miércoles por la tarde, y los agentes avisaron por teléfono a los propietarios de terrenos en la zona inundable aguas abajo de la presa.

La idea de los responsables de Acciona es mantener el pantano durante los próximos días con un nivel que ronde el 85 por ciento, y volver a aliviar en el caso de que las precipitaciones hagan que se alcance un nivel en torno al 88 por ciento.

A este respecto, un factor a tener muy en cuenta, y del que están pendientes los técnicos en todo momento, son las previsiones pluviométricas. Para hoy, las probabilidades de lluvia en Cáceres son del cinco por ciento, y para mañana, del 20 al 35 por ciento, según la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología). El panorama cambia a partir del lunes, cuando la probabilidad de precipitaciones en la ciudad es del noventa por ciento, y del cien por cien para martes y miércoles.

Fuente: HOY