El Govern sube el precio del agua hasta en un 30%

El Govern ha remitido una carta a los ayuntamientos a los que vende agua comunicando una revisión de precios que en algunos casos representa subidas de hasta un 30% con efecto retroactivo al 1 de enero del presente año. Se ven afectados todos los municipios que no cuentan con acuíferos propios y que para el suministro dependen del agua que les vende el Govern y que éste obtiene de Sa Costera, S’Extremera, Sa Marineta o de las plantas desaladoras.

 

13920292941524La imagen es de 2004 y se refiere a las obras de canalización del agua de Sa Costera / J. SERRA

 

El incremento no afecta por igual a todos los municipios y está condicionado al convenio que tenga suscrito cada uno de ellos con la empresa pública Abaqua. Aún así en la mayoría de los casos el incremento es del 30% y así sucede en los municipios de Palma y Calvià. El Govern cobrará por lo general el metro cúbico de agua que vende a los municipios -o a las empresas concesionarias allí donde el servicio está privatizado- a 0,91 euros el metro cúbico. Dependiendo del precio anterior pactado con cada consistorio o empresa concesionaria, el incremento es mayor o menor y en algunos casos es sólo del 8%.

Los ayuntamientos y las empresas contratadas para el suministro de agua recibieron la carta de Abaqua el pasado viernes y de hecho ya están recibiendo la factura de enero con el nuevo precio.

Desde el Govern se afirmó que el incremento se debe a la revisión de precios que se efectúa a principios de cada año para ajustar los costes de producción. Los dos principales factores que se utilizan para revisar las tarifas son el aumento del IPC y la subida del coste energético, sobre todo el referido a la energía que consumen las desaladoras. La revisión no se ha efectuado todos los años y por ello ahora el aumento del precio es mayor al marcado en otras ocasiones. Aparte de Palma y Calvià, los municipios que compran agua al Govern son Alcúdia, Andratx, Marratxí, Santa Maria, Muro, Playa de Muro y todos los de la comarca de Es Pla.

Ahora todas las empresas concesionarias del servicio de suministro de agua deberán solicitar a los ayuntamientos un reequilibrio de precios para establecer la nueva factura que pasan a los consumidores. Que una empresa tenga que pagar un 30% más al Govern por la compra de agua, no implica necesariamente que el incremento de la factura a los consumidores sea también del 30%. Dependerá de cada ayuntamiento o empresa suministradora e irá en relación al peso que tenga en la factura la compra de agua. Puede suceder en algunos casos que el incremento del recibo sea superior al 30% que aplica Abaqua a los ayuntamientos o a las empresas suministradoras. También dependerá de la decisión política que tome cada ayuntamiento. La medida final sobre la factura es del Ayuntamiento y el de Palma ya ha dicho que cumplirá su promesa de mantener congeladas todas las tasas, precios e impuestos.

En cuanto al suministro de agua a los municipios, la parte más importante del coste hay que buscarla, como ya se ha indicado, en el elevado coste energético de las plantas desaladoras. Así, el incremento del precio en un 30% puede parecer ajustado si se tiene en cuenta el alza del coste de la energía en los últimos años. Sin embargo, la realidad es que ahora las plantas desaladoras están paradas o en todo caso funcionando bajo mínimos por cuestiones de mantenimiento.

Leer artículo completo en diario EL MUNDO