El emisario marino de El Puertito de Tenerife está roto e incumple la normativa

El emisario submarino de El Puertito de Güímar presenta una rotura a una cota de 14 metros de profundidad por donde salen todas las aguas residuales que lleva esta conducción, que además incumple la normativa vigente al verterse el efluente a menos de 500 metros de la costa.

 

Difusor en el emisario actual, según consta en el proyecto.

(diariodeavisos) Así consta en la memoria del proyecto de prolongación y mejora de esta infraestructura, promovida por el Consejo Insular de Aguas, cuya solicitud para realizar obras en dominio público marítimo terrestre y para vertidos al mar se halla en exposición pública desde la pasada semana 20 días hábiles.

Los trabajos previstos, cuya ejecución tendrá un coste estimado de 1,5 millones de euros, consiste en la construcción de un nuevo emisario submarino, paralelo al actual, que verterá las aguas negras, con una capacidad de hasta 262 litros por segundo, a 48 metros de profundidad, y en un punto más alejado de la costa que ahora. El actual emisario quedará como un aliviadero del nuevo proyectado.

El único inconveniente de la alternativa elegida será la realización de trabajos en la bocana del puerto deportivo, por lo que se deberán adoptar precauciones para evitar interferencias entre la actividad náutica y la obra, según el documento en información pública. Se ha descartado pasar la tubería por la parte sur de la playa de El Puertito para evitar daños a la fauna y la flora marinas y expropiaciones de terrenos, así como por la mayor longitud de la conducción necesaria y la existencia de un “escalón” en el fondo oceánico.

Durante las inmersiones se constató que existe una rotura de la conducción actual, a unos 14 metros de profundidad, por donde salen todas las aguas residuales.

La tubería del nuevo emisario medirá 1.060 metros de largo desde la instalación de cabecera en tierra, que será ampliada para aplicar a las aguas residuales procesos de desarenado-desengrasado y cloración. La nueva conducción partirá desde este punto, a 15 metros sobre el nivel del mar, y discurrirá en una zanja por la carretera que conecta la zona del Club Náutico con la obra de paso bajo la autopista TF-1 (el camino de Las Bajas). Se adentrará en el mar paralela al actual emisario, en su tramo final sobre fondo arenoso con seis boquillas laterales en forma de T y una frontal para facilitar la dilución de los vertidos.

En el proyecto en información pública se advierte de que “en las condiciones actuales, el emisario incumple la orden de 13 de julio de 1993 por la que se aprueba la instrucción para el proyecto de conducciones desde tierra al mar, al estar ubicado el punto de descarga más próximo a tierra a menos de 500 metros” e “igualmente, el diámetro de la tubería es insuficiente para absorber el caudal de cálculo futuro”.

Por este emisario saldrán las aguas urbanas de las medianías del valle de Güímar, así como las de El Puertito y los núcleos de Agache. Cuando se ponga en marcha la estación depuradora (EDAR) comarcal, parte de las aguas fecales del valle dejarán de salir por El Puertito, mientras no se supere el límite de los 10.000 habitantes equivalentes. Si se rebasara esa cantidad, deben ser conducidas a la futura EDAR.