El doble canon del Guadalquivir y la tarifa eléctrica lastran al regadío

Los regantes andaluces están soportando por partida doble el incremento de la presión fiscal. Al aumento de la tarifa eléctrica anunciada por el Gobierno hay que añadir el doble canon que pagan los usuarios de la cuenca del Guadalquivir, el de regulación general y el de la Breña II y Arenoso. Un aumento impositivo que ha llevado a las comunidades de regantes y organizaciones agrarias a planear próximas movilizaciones por subidas que, en algunos casos, van hasta el 150% y que, según dicen, están mermando la rentabilidad del regadío andaluz.

 

1389024266_980147_1389024463_noticia_normalSistema de riego en el Guadalquivir./Julian Rojas

Feragua, la principal asociación de regantes, considera “abusivo” el canon de algo más de 18 euros por hectárea impuesto para cofinanciar las presas de Breña II y Arenoso, un canon que se une al de 61 euros por hectárea para los usuarios del sistema de regulación general. “La subida podría aliviarse enormemente si la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) se encargara directamente de la gestión de estos embalses en vez de la abusiva gestión de la sociedad estatal Acuaes”, indica Pedro Parias, gerente de Feragua, organización que ha recurrido en los tribunales el canon de la Breña II y Arenoso. Desde el Ministerio de Agricultura, no obstante, se ha mostrado la intención de valorar a mediados de este año el cambio de gestión de dichos embalses desde Acuaes a la Confederación Hidrográfica.

Este doble canon en el Guadalquivir se une a la subida del 20% de la tarifa eléctrica aprobada por el Gobierno en el mes de agosto del año pasado. “Una subida que llueve sobre mojado, porque en los últimos siete años el regadío ha visto cómo se duplicaba la factura eléctrica”, se indica desde Feragua.

Leer artículo completo en diario El País