El desembalse de los pantanos de Rialb y Oliana hace aumentar el caudal del Segre

El caudal del Segre a su paso por Balaguer es de 128,7 metros cúbicos por segundo y en Lleida de 154,5. A pesar de que no hay ningún riesgo, los ayuntamientos de estos municipios ya han prohibido el acceso a las canalizaciones, ya que están parcialmente inundadas. El caudal se prevé que vaya en aumento todavía más durante los próximos días porque todavía falta más del 60% del deshielo del Pirineu.

El-pantano-de-Oliana-esta-casi_54373091284_54028874188_960_639

El desembalse de los pantanos de Oliana (Alt Urgell) y de Rialb (Noguera) hace aumentar día tras día el caudal del río Segre a su paso por poblaciones como Ponts, Balaguer y Lleida. En el caso de Oliana, el embalse se encuentra al 92,45% y el de Rialb al 90,3%. El caudal del Segre a su paso por Balaguer es de 128,7 metros cúbicos por segundo y en Lleida de 154,5. A pesar de que no hay ningún riesgo, los ayuntamientos de estos municipios ya han prohibido el acceso a las canalizaciones, ya que están parcialmente inundadas. El caudal se prevé que vaya en aumento todavía más durante los próximos días porque todavía falta más del 60% del deshielo del Pirineu.

Tanto Rialb como Oliana están desembasando más de de 100 metros cúbicos por segundo. Eso hace que Rialb aumente progresivamente de nivel y el Segre también incremente su caudal. Se puede ver reflejado en municipios como Ponts. En Balaguer, donde el caudal del Segre ya es de 128 metro cúbicos por segundo, la canalización está parcialmente inundada y el ayuntamiento ha cortado los accesos y también algunos caminos paralelos desde el pasado lunes.

En Lleida, la situación se repite, ya que el caudal del río ha alcanzado los 154,5 metros cúbicos por segundo e igual que sucede en Balaguer, la Guardia Urbana ha cortado todos los accesos a la canalización y también algunos caminos de l’Horta cercanos al río. Más abajo, en Seròs, el río baja a 236 metros cúbicos por segundo.

Está previsto que esta situación vaya en aumento los próximos días, básicamente debido a la subida de temperaturas que acelerará el deshielo del importante volumen de nieve que todavía queda en el Pirineu. Precisamente por este motivo, se ha acelerado el desembalse de pantanos para garantizar la capacidad de toda esta agua que bajará.

La Vanguardia