El coste de depuración y agua nos resta fuerza a la hora de competir con otros países que no saben de medio ambiente.

El presidente de la Agrupación de Conserveros, José García Gómez, ha dicho hoy durante la presentación del balance anual de la Entidad de Saneamiento y Depuración (ESAMUR) que el coste de depuración y agua supone entre 4 y 5 euros el metro cúbico, lo que les resta fuerza a la hora de competir con otros países que no saben de medio ambiente.

 

(laverdad) García Gómez dijo que le gustaría que en este caso en Europa fuera efectivo el Principio de Preferencia Comunitaria, ya que en Murcia están pagando el agua más cara de España, añadido el coste de depurar las aguas, que en el sector ha supuesto una inversión de 30 millones de euros.
Además anunció el cuarto intento de resolver el tema de la salmuera en las empresas de encurtidos, lo que está resolviendo el Centro Tecnológico de la Conserva con un tratamiento biológico combinado con otro de membranas.
El gerente de ESAMUR, Manuel Albacete, ha dado a conocer los datos de la última década, entre ellos un repunte en la Demanda Química de Oxígeno (DQO) en las plantas depuradoras en el año 2011 debido, al parecer, a la buena campaña de fruta de ese año, lo que incrementó la carga orgánica. Comentó que esperaba que ese repunte no se debiera a que se haya “levantado la mano” en depuración en la conserva.
De los 1.887 establecimientos industriales de la Región que consumen hasta doce hectómetros cúbicos de agua, 427 son potencialmente contaminantes y consumen 5 hectómetros, en los que se centra la función inspectora, y de ellos la mitad son conserveros, mientras que tan sólo 10 industrias consumen 100.000 metros cúbicos al año.
Las inversiones hechas en la última década han sido 650 millones de euros del Plan General de Saneamiento; 700 más de los Ayuntamientos; 30 millones de los nuevos desarrollos, y 40 de la industria en depuración.
El 71 por ciento de los 5 hectómetros cúbicos de agua que consumen las 427 industria contaminantes tienen un tratamiento biológico de vertidos y hay un 7 por ciento de empresas que no tienen ningún tipo de tratamiento y deberían tenerlo.
ESAMUR cuenta con un Sistema de Información Geográfica (GIS) que en el momento que en una depuradora se enciende la luz roja por un vertido peligroso, automáticamente pueden conocer cual es el hipotético origen de ese vertido.
Como ejemplos de vertidos, en Calasparra tradicionalmente han sido los de las fábricas de conservas de alcachofa y melocotón, y las inversiones en depuración han supuesto que bajara considerablemente el nivel DQO en la estación depuradora local, al igual que en Alcantarilla con la industria de recubrimientos metálicos que vertían zinc y níquel al agua, metales pesados que ahora son retirados por una empresa autorizada.