El Consejo de Doñana conjura el riesgo del dragado del Guadalquivir

El proyecto del dragado del río Guadalquivir se aleja cada vez más. El informe elaborado por la Unesco sobre Doñana, en el que recomienda eliminar y reducir los riesgos para mantener a salvo un espacio natural declarado Patrimonio Mundial, contó este viernes con el apoyo del pleno del Consejo de Participación de Doñana.

 

guadalMaría Jesús Serrano y Miguel Delibes de Castro, ayer en Almonte. / JULIÁN LÓPEZ (EFE)

 

La Unesco tiene dos grandes preocupaciones que comparten también los gestores del parque: el dragado del Guadalquivir para permitir que barcos de mayor calado lleguen al puerto de Sevilla, cuyo proyecto desaconseja y el uso del agua subterránea, que lastra el Acuífero 27, del que se nutre Doñana.

El puerto de Sevilla lleva una década detrás del proyecto de ampliación de calado del río Guadalquivir. No es la primera vez que Doñana se presenta como un obstáculo. La última vez que recibió un dictamen negativo fue en marzo pasado, cuando las comisiones de aguas y biodiversidad del Consejo de Participación de Doñana emitieron un pronunciamiento en contra de la iniciativa. Ni para la Junta de Andalucía ni para el Gobierno central el dragado es viable. “No será posible en tanto el proyecto no cumpla con los condicionantes establecidos en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de 2003 emitida por el Gobierno central, competente para autorizar la actuación, y los requisitos del comité de expertos que incidían en su afectación a Doñana”, dijo este viernes la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Serrano.

A mayor profundidad en el río, mayor movimiento de agua y aumento del riesgo de que se pierda tierra en los márgenes del río. Sobre este aspecto, Serrano instó al puerto de Sevilla a que presente un proyecto “más solvente” de acuerdo con lo que dicen los expertos. “Si esos requisitos se dieran, que según los científicos son difíciles que se den, el proyecto seguirá adelante pero no somos nosotros quienes tenemos que decirlo sino es el puerto de Sevilla el que tendrá que estudiar si puede presentar un proyecto que cumpla con esos requisitos y el Estado tendrá que autorizarlo”, remarcó la consejera.

Leer artículo completo en diario EL PAIS