El comisario europeo urge al Gobierno a aprobar el plan del Júcar

Janez Potocnic se reúne en Valencia con las confederaciones ante el ministro Arias Cañete, que aplaza a 2013 los planes de cuenca

 

Potocnik, primer comisario europeo de Medio Ambiente que visita la Albufera, sube a un “albuferenc”.

(LEVANTE-EMV) El ministro de Agricultura y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, eludió ayer pronunciarse por las razones que impiden avanzar en la ordenación de los recursos del río Júcar-Plan Hidrológico- y se mantuvo firme en un calendario -diciembre de 2013- establecido por él tras su nombramiento y que supone un retraso de 4 años sobre el de la Comisión Europea.

Ante una pregunta de Levante-EMV sobre el aplazamiento ministerial de decisiones que afectan al Júcar y a la conservación de la Albufera -el Real Decreto que delimita la demarcación del Júcar- el ministro se limitó a anunciar el “compromiso” de que la normativa esté aprobada en diciembre de 2012 mientras que los planes hidrológicos no estarán disponibles hasta finales de 2013.

En el año 2000, la Comisión Europea decidió adoptar el modelo español de las Confederaciones Hidrográficas para ordenar los recursos hídricos de los ríos que atraviesan varios países y nombró a la cuenca del Júcar como “cuenca piloto” o ejemplo a seguir en todo el continente.

Doce años después, la cuenca del Júcar-ahora llamada demarcación- sigue sin contar con una asignación realista de los recursos disponibles -agua- y todos los conflictos latentes desde hace décadas siguen plenamente vigentes. De seguir la dinámica actual, la cuenca “piloto” será la última de Europa en disponer de una ordenación y la Comisión Europea se lo hará pagar al Gobierno español en forma de sanciones respaldadas por la sentencia condenatoria del Tribunal de Justicia Europeo del pasado 4 de octubre, que España ha recurrido

Ayer, el comisario europeo de Medio Ambiente Janez Potocnik viajó hasta Valencia con el hasta ahora esquivo ministro de Agricultura y Medio Ambiente Miguel Arias Cañete y trasladó en la sede del Júcar a todos los presidentes de las Confederaciones Hidrográficas españolas que la voluntad de Europa es el cumplimiento estricto de la Directiva Marco del Agua. Esta posición de firmeza, en contraste con los aplazamientos del Gobierno, significa que los planes hidrológicos seguirán acumulando retrasos- y sanciones (deberían estar hechos desde diciembre de 2009- y que los ríos, acuíferos y el resto de las denominadas “masas de agua” deben de alcanzar el “buen estado” ecológico antes de 2015 sin excepciones o solo en casos debidamente justificados.

Sin cambios hasta diciembre
El ministro Miguel Arias Cañete aludió a la sentencia del Tribunal Supremo de 2004 que anulaba preceptos del plan del Júcar en vigor para justificar el retraso del actual. En una visita a la Albufera acompañado entre otros del comisario Janez Potocnik, de la alcaldesa de Valencia Rita Barberá;, la delegada del Gobierno Paula Sánchez de León y de la conselleras de Infraestructuras y Medio Ambiente, Isabel Bonig, y Agricultura, Maritina Hernández, Arias Cañete reconoció que la planificación hidrológica española “lleva mucho retraso”, desde que en 2009 debería haber finalizado, pero aseguró que el ministerio hace “un gran esfuerzo por ponerla al día”.

El ministro admitió que el comisario europeo les transmitió “la urgencia” de acabar con los trabajos y apeló a las dificultades que presentan las cuencas con “estrés hídrico” como la del Júcar o Segura”, o las que como la del Tajo están obligadas a atender un trasvase. Preguntado por las desaladoras construidas-el comisario le emplazó hace unos meses a ponerlas en marcha- aseguró que se están “resolviendo problemas de conexión eléctrica” y buscando “tecnologías que abaraten el coste del agua”. “Somos un gobierno responsable” y “si se han hecho inversiones en unas desaladoras”, se podrán en funcionamiento porque en “situaciones de máxima sequía son absolutamente necesarias”.

Barberá aspira a más fondos europeos y reivindica su inversión en la Albufera
Más de 80 millones invertidos en los últimos años; 8 proyectos Life puestos en marcha en colaboración con Europa y la propiedad sobre el lago y la Devesa fueron ayer la carta de presentación de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ante el Comisario Europeo de Medio Ambiente Janez Potocnik, a quién pidió su apoyo para la candidatura de la Albufera como Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad.

Potocnik matizó que la Albufera ya forma parte de la Red Europea Natura 2000 aunque añadió a continuación que no se opondría a estas peticiones si representan un mayor compromiso con la conservación y la biodiversidad.
Preguntado por futuras inversiones de la UE en La Albufera, Potocnik no comprometió cifras concretas pero recordó que en el pasado se han desarrollado muchos proyectos y que el dinero aportado por Europa “está en buenas manos y bien utilizado”.

En este sentido el comisario animó a presentar nuevos proyectos y recordó que España es “muy competitiva” cuando se trata de obtener financiación para el medio ambiente. El comisario reconoció el fracaso de las políticas de conservación de la biodiversidad que la propia comisión admitía hace unos meses al confesarse incapaz de frenar la pérdida de especies y hábitats. Potocnik abogó por nuevas políticas que integren la agricultura, los bosques o la pesca en la protección de la biodiversidad.