El Colegio de Ingenieros cree imprescindible la subida del agua del 25%

La organización señala que las tarifas actuales no cubren los costes, más altos en España por su clima seco

 

(abc) Si se quiere mantener la calidad del suministro, debe subir el precio del agua. Esta fue la conclusión del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, que ayer sugirió un incremento del 25% en el recibo que paga consumidor final para hacer frente a los costes derivados del ciclo del agua.

Pese a que el Estado recupera el 107% de la inversión en las obras hidraúlicas por medio de las tarifas de uso y el canon de regulación, las tarifas actuales no cubren los costes de saneamiento y depuración, según explicó Tomás Sancho Marco, ex presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, durante un acto organizado ayer por el colegio. «Si queremos resolver los problemas del agua, tenemos que subir el precio», remachó.

Sancho recalcó que en la actualidad el agua es un recurso «subvencionado» por los organismos públicos. Su importe en España oscila entre los 1 y 2 euros por metro cúbico (1.000 litros), mientras que en el resto de países europeos se sitúa entre los 3 y los 5 euros. A priori el coste en nuestro país deberían superior, ya que el clima seco obliga a construir más infraestructuras para aprovechar los recursos hídricos, recordó.

Para facilitar su implantación y reducir su impacto sobre el consumo, esta subida se podría fraccionar en un periodo de diez años e incluir alguna tarifa especial para los consumidores más vulnerables, como sucede con el bono social en el sector eléctrico, dirigido a aquellos consumidores con una potencia contratada muy baja, los pensionistas con prestaciones mínimas, los hogares con todos sus miembros en paro o las familias numerosas.

La organización también reclamó una mayor inversión para garantizar la seguridad de las presas españolas. La Administración destina un 0,5% del valor patrimonial de estas infraestructuras, valoradas cada una en 12 millones de euros, a cubrir su mantenimiento y conservación. El Colegio propone que este porcentaje se duplique hasta alcanzar el 1%, de manera que, en su conjunto, se deberían invertir 72 millones de euros al año.

Preocupados por el plan de Fomento

Al margen de las infraestructuras hidráulicas, el presidente del Colegio, Juan Antonio Santamera, mostró su inquietud por la política de ajustes presupuestarios y, en concreto, por las restricciones incluidas en el Plan de Infraestructuras, Transportes y Vivienda (PITVI), que limitan la partida en obra pública durante los próximos 12 años por debajo del 1% del Producto Interior Bruto (PIB). «Nos preocupa la cifra media de inversión del 0,89%; puede quedarse corta».

Santamera considera que «no hay que dar demasiada trascendencia» al programa elaborado por el Ministerio de Fomento, dado su amplio horizonte temporal, y pidió que a corto plazo, «como mínimo», se garantice la «conservación del patrimonio», algo sobre lo que, en su opinión, «no se tienen certezas».

Durante el encuentro con los medios de comunicación, el Colegio hizo hincapié en que la ingeniería civil, y más en concreto las presas, han contribuido a paliar catástrofe naturales, como las lluvias torrenciales y su secuela de inundaciones que golpearon el sudeste del país a finales del mes de septiembre.

Miguel Ángel Ródenas, presidente de la Confederación Hidrográfica del Segura, también presente en la reunión, apuntó que el pasado 28 de septiembre el caudal en el embalse de Puentes (Murcia) entraba a un ritmo de 2.000 metros cúbicos por segundo, lo que hizo que se multiplicara por cuatro su volumen. Si no se hubiese contado con estas infraestructuras, añadió, el agua se habría desbordado hacia la ciudad de Lorca.