El Cajas es un laboratorio ambiental (Ec)

En 1977, esta reserva fue declarada como Área Natural Protegida por parte del Estado. Más tarde obtuvo los títulos de Humedal Ramsar de Importancia Internacional y Área Internacional para la Conservación de Aves. Y está pendiente la candidatura a Patrimonio Natural de la Humanidad.

 

Sistema-Nacional-Cuenca-Caivinagua-COMERCIO_ECMIMA20130529_0037_4

Con la declaratoria de Reserva de Biósfera para el macizo del Cajas por parte de la Unesco culminó un trabajo iniciado hace dos años cuando se presentó la nominación. El área central es el Parque Nacional Cajas, que desde ayer ostenta su cuarto título.

En 1977, esta reserva fue declarada como Área Natural Protegida por parte del Estado. Más tarde obtuvo los títulos de Humedal Ramsar de Importancia Internacional y Área Internacional para la Conservación de Aves. Y está pendiente la candidatura a Patrimonio Natural de la Humanidad.

El Comité Internacional de las Biósferas de la Unesco oficializó la nominación de Reserva de Biosfera la madrugada de ayer, en su segundo día de reunión desarrollada en Francia. Desde el 2011, la Empresa Municipal de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado (Etapa), a través de la Corporación Parque Nacional Cajas (PNC), lideró el trabajo y levantó el expediente técnico.

El PNC está ubicado a 33 kilómetros de Cuenca. Es un sistema lacustre de 235 lagunas de origen glaciar. Son 28 544 hectáreas, ubicadas entre los 3 160 y 4 450 metros sobre el nivel del mar, con paisajes espléndidos.

Desde hace dos décadas, Etapa está dedicada a la conservación de esta reserva a través de proyectos de investigación. Hay estudios desarrollados sobre aves, mamíferos, reptiles, geología, ecología vegetal, arqueología, sistema lacustre… La inversión anual de Etapa en este Parque Nacional es de USD 2,5 millones. Una investigación sobre las aves determinó que en esta área protegida viven 152 especies (colibríes, picoconos, curiquingues, mirlos, pavas…). El cóndor es la única variedad en crítico peligro de extinción, hay otras cuatro en peligro, tres son vulnerables y una está amenazada.

En la parte geomorfológica, el área incluye las cuencas altas de los ríos Llaviuco, Mazán y Soldados que desembocan en el océano Atlántico y el Luspa, Sunincocha, Angas… que lo hacen en el Pacífico.

De acuerdo con los estudios técnicos, el origen de las rocas del Parque Nacional corresponde a la era Mesozoica (hace 200 millones de años) y se formaron por erupciones volcánicas. Mientras que el complejo lagunar corresponde a la era Antropozoica (2 millones de años) y es de origen glaciar.

En los últimos tres años, la Corporación PNC mantiene los programas de monitoreo de los recursos hídricos, de la mastofauna y de anfibios. De este último hay resultados exitosos en el monitoreo, rescate y ensayo de reproducción en cautiverio del jambato negro, las ranas punta de flecha y la marsupial de los páramos del Ecuador. Las tres variedades están en crítico peligro de extinción.

En la actualidad, se realizan los estudios técnicos al sistema lacustre. Los primeros resultados determinaron que las lagunas gozan de buena salud, sobre todo en las partes más altas. Pero en la más baja (zona de amortiguamiento) registra algo de contaminación producto del impacto de la ganadería, incendios forestales… Las lagunas son de forma circular con escorrentías lentas durante todo el año. “Se formaron producto de los deshielos glaciares que cubrían estas zonas”, señala Pablo Mosquera, biólogo encargado de este proyecto. Este sistema lacustre también es importante porque entrega el 60% de líquido vital que se consume en Cuenca.

El expediente presentado a la Unesco señala que el macizo del Cajas provee de agua para producir más del 51% de la energía hidroeléctrica del país y actividades de agroindustria para 850 000 personas que viven en la zonas de amortiguamiento y transición. En total es millón de hectáreas aprobadas por la Unesco.

El Parque Nacional Cajas y Quimsacocha son el núcleo y aparte están las zonas de amortiguamiento que incluye caseríos cercanos y la de transición donde se promueve el desarrollo sostenible desde diferentes espacios. La zona abarca a 64 parroquias, de 15 cantones de Azuay, Cañar, El Oro y Guayas. Estos territorios cubren varios ecosistemas desde el páramo hasta la zona baja costera-marina a lo largo del Pacífico.

Otro estudio importante realizado en el Cajas es el registro de los mamíferos (mastofauna). Esta tarea se realiza a través de 20 trampas-cámaras ubicadas en sitios escondidos. Tras dos años de estudios han ubicado a más de 15 especies de mamíferos (tigrillo chico manchado, puma, lobo de páramo, oso de anteojos…) que ni los guardaparques los han visto en los últimos 20 años.

Desde Francia, María Caridad Vázquez, subsecretaria de la Senplades en el Austro, dijo que todas esas riquezas ambientales, convierten a la zona es una reserva única. Según ella, tras la declaración los habitantes deben equilibrar sus actividades productivas.

Infografia-Cajas-laboratorio-ambiental_ECMIMA20130528_0166_40

El Comercio