El agua, un elemento estratégico

La gestión sostenible del agua es sin duda una cuestión crítica y de gran relevancia para el futuro del planeta y de nuestro entorno.

 

agua-elemento-estrategico

El contexto económico y social actual constituye un factor influyente y determinante en la realidad del agua y el modo de gestionarla. Y lo mismo ocurre a la inversa: la administración, organización y gobernanza de los recursos hídricos son elementos clave en la estrategia económica y social.

Quienes nos dedicamos profesionalmente a este sector sabemos que trabajamos con una materia prima que reúne varias particularidades y condicionantes: no siempre es igual de accesible y abundante; no siempre tiene disponibilidad plena y constante; y se destina a fines y usos múltiples tales como el consumo doméstico, la industria, la agricultura y ganadería. A todo esto y con repercusión también en términos económicos, se une la acepción de consumo asociada al turismo, especialmente en una región ampliamente costera que ve duplicada su población en determinadas zonas en la época estival, cuando crece el uso de este bien esencial y escaso pero también la economía y empleo vinculados a la actividad, sin que el agua deba convertirse en este sentido en una limitación.

Este paradigma nos obliga a revisar nuestros patrones y comportamientos de consumo pero también a incorporar modelos de producción eficientes, optimizados y basados en estrategias sostenibles que garanticen el buen uso de los recursos, permitiendo al mismo tiempo cubrir las necesidades y respetar en mayor medida la presión ecológica del planeta. En este contexto, las empresas que operan en el sector del agua juegan un importante papel en esa apuesta por la gestión eficiente, el camino hacia el desarrollo sostenible y la garantía de un suministro de calidad al ciudadano como beneficiario último del servicio.

Leer artículo completo en DIARIO DE CADIZ