El agua desalinizada llegará a 4.500 hectáreas del regadío consolidado

La primera fase de la conducción que debe distribuir el agua procedente de la planta desalinizadora de Águilas a las zonas regables de Lorca y Puerto Lumbreras dará un paso definitivo a partir de mañana, viernes, con la firma del convenio para construir esa infraestructura por parte de Acuamed y las Comunidades de Regantes de los dos municipios beneficiarios.

 

Aguilas2-grande_tcm22-3434

Desalinizadora de Aguilas (Murcia). Foto: Sadyt.

A este acto, que tendrá lugar a las doce de la mañana, en la sede de los regantes lorquinos, está previsto que asista el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas, junto con otras autoridades del Ministerio y de la Confederación Hidrográfica del Segura.

La conducción a construir tendrá un tramo común con inicio en la balsa del Cerro Colorao, con capacidad para 28 hectómetros cúbicos, y luego dos ramales. Uno, destinado a derivar hacia el regadío de Puerto Lumbreras cinco hectómetros cúbicos, y otro hacia la zona regable consolidada de Lorca, para el resto del agua desalinizada.

Esta primera fase dará servicio a una superficie de 4.500 hectáreas en las zonas de La Campana, La Escucha-Escarihuela y Almendricos, que son las que podrán hacer uso de esta agua de momento. El presupuesto total de la obras asciende a 20.300.000 euros de los que el 80% se financia con fondos europeos y el resto con aportaciones de ambas Comunidades de Regantes. La de Lorca tiene que aportar casi tres millones y medio, y la de Puerto Lumbreras 580.000 euros.

Desde que el agua desalinizada empezó a llegar al Cerro Colorao, la zona de La Campana fue la que inició los riegos, gracias a las conducciones cedidas gratuitamente por dos empresas aguileñas. La nueva conducción posibilitará la normalización en el área antes indicada.

El proyecto global para dar servicio a las 11.253 hectáreas de que consta el llamado regadío consolidado, que ya está incorporado a la Comunidad de Regantes de Lorca, es de gran envergadura porque consiste en una conducción en torno a los 26 kilómetros de longitud que recorrerá la ladera de la sierra de la Carrasquilla hasta la diputación de Hinojar, como continuación de la que ahora se va a construir.

Esa futura conducción atravesará la parte más elevada de la nueva superficie regable. Continuaría hasta la base del Cabezo Gordo y el Cabezo de Las Peleas, en la sierra de Almenara, donde se habrá que construir un embalse gemelo al llamado de Los Leones, que está en diputación de La Hoya. Ambos embalses quedarán unidos por otra conducción de 6,8 kilómetros, que atravesará el valle. El proyecto incluye la construcción de nueve embalses más a lo largo del recorrido que permitirán ampliar el nivel de regulación de la Comunidad de Regantes de los 1,3 millones de metros cúbicos a los dos millones…..

 

Leer artículo completo en La Verdad