El 90% del agua que se vierte a los ríos de la Cuenca del Duero está depurada

La Confederación Hidrográfica del Duero destaca que el reto está en los pequeños municipios

 

(elnortedecastilla) Casi todas las aguas residuales llegan a los ríos en las condiciones exigidas de limpieza. Alcanzan el 90%, pero faltan dos puntos para alcanzar la matrícula de honor. El primero es la depuración de aguas en los pequeños municipios que, en Castilla y León debido a su dispersión geográfica, supone un gran reto de inversiones e infraestructuras. En segundo lugar, hay que seguir trabajando para que todo lo que se depure cumpla con los estándares marcados por la normativa nacional y la europea.

El 10% de aguas sin depurar que faltan para completar el total corresponden a pequeños vertidos de localidades con pocos centenares de habitantes. Según el comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Duero, Julio Pajares, «el nivel de depuración está bastante bien porque hay un porcentaje de agua depurada del 90%, pero faltan muchas poblaciones pequeñas, que todavía no tienen depuradora».

Debido a la atomización de la población, Julio Pajares explica que, respecto a otras cuencas hidrográficas, la del Duero tiene un mayor número de vertidos sin depurar, pero al ser de pequeño tamaño, el volumen total de contaminación depurada es mayor y sitúa al Duero en las «primeras posiciones».

En la cuenca del Duero existen actualmente 5.576 vertidos autorizadosde aguas residuales al dominio público hidráulico, de ellos, 4.949 son de naturaleza urbana o asimilable, y 627 de naturaleza industrial.

Destaca el porcentaje de vertidos autorizados con tratamiento adecuado que es actualmente del 58 %, con porcentajes que varían significativamente, entre el 38% y el 83%, según la provincia. Ese 58% de vertidos que tienen un tratamiento adecuado no significa, explica el comisario de Aguas, que el resto no se depure, sino que hay que mejorar en ese proceso porque «hay muchas depuradoras que, por falta de mantenimiento o de ampliación, no están funcionando correctamente».

En general, las industrias de Castilla y León «se portan muy bien» en el cumplimiento de la depuración de sus vertidos, «han mejorado mucho», de hecho, añade Pajares. «Las grandes industrias cumplen bien y las pequeñas, como lácteas y mataderos, son las que más problemas dan, pero poco a poco van invirtiendo en depuración y cumpliendo con la autorización», afirma el cargo de la CHD.