Los ecologistas denuncian ante la UE la gestión de los ríos de la Generalitat

El informe presentado denuncia la “inexistencia y la no implementación de medidas que reconduzcan la grave contaminación los acuíferos por nitratos procedentes de las deyecciones ganaderas”. A causa de este emponzoñamiento, el 47% de las masas de agua catalanas no se pueden aprovechar para su consumo.

 

1385411161_267060_1385411324_noticia_normalEl Congost, al izquierda, y el Mogent, poco antes de confluir y crear el río Besos. / daniel molina

 

La gestión de la cuenca fluvial catalana vuelve a Europa. Si a finales de 2009 la UE ya alertó al Ejecutivo catalán por no tener preparado un proyecto que garantizara la directiva marco del Agua de la Comisión Europea, ayer una decena de organizaciones ecologistas denunciaron ante la Comisión Europea la innacción de la Generalitat para poner en marcha las medidas pactadas en el Plan de Gestión del Distrito de Cuenca Fluvial de Cataluña, texto aprobado en noviembre de 2010, y que llegó con un año de retraso.

Los grupos medioambientales presentaron también un informe al jefe de la Unidad de Protección del Agua de la Comisión, Peter Gammeltoft, en el que detallan los “mayores conflictos hídricos” de Cataluña, uno de los principales problemas medioambientales de la región.

El informe presentado denuncia la “inexistencia y la no implementación de medidas que reconduzcan la grave contaminación los acuíferos por nitratos procedentes de las deyecciones ganaderas”. A causa de este emponzoñamiento, el 47% de las masas de agua catalanas no se pueden aprovechar para su consumo. Asimismo, los ecologistas recuerdan a la Comisión que la Generalitat no ha aplicado las medidas adecuadas para paliar la salinización del Llobregat provocada por la explotación minera de potasa de Sallent (Bages). El río abastece al 50% de la población del área metropolitana de Barcelona, de más de cuatro millones de personas.

“Pedimos a Gammeltoft que exija al Gobierno catalán el estricto cumplimiento del calendario del plan al que se comprometió la Generalitat”, aseguró Jesús Sole, portavoz de Grupo de Defensa del Ter, organización que participa en la denuncia.

Leer artículo completo en diario El País